Quantcast

Actualizar tus aplicaciones, la mejor forma de proteger tu smartphone

Los ataques de hackers a teléfonos se han disparado en los últimos años, y la mejor solución pasa por estar al día con tus apps.

 

Seguramente lo hayas escuchado en los últimos días, y si no, te lo explicamos. WhatsApp ha sido hackeado recientemente, poniendo en peligro a los miles de usuarios que no tenían la versión más nueva de la aplicación y, sobre todo, a toda la información manejada en sus cuentas.

 

Un hackeo fruto de un fallo de seguridad que han conseguido encontrar y que ha puesto en jaque a todo el sistema de la aplicación, como también a muchas de las personas que la utilizaban. Pero que, al mismo tiempo, podía haberse resuelto con una facilidad pasmosa, y es que el único requisito para evitar este peligroso ataque era estar al día con las versiones de la app.

 

Si no sabes cómo actualizar WhatsApp y has comenzado a sentir cierta urgencia, te recomendamos que leas este post; no obstante, de lo que queremos hablar aquí es de cómo puedes hacer que tu smartphone sea mucho más seguro. Y es que lo único que necesitas hacer es asegurarte de estar siempre al día y garantizar que todo el software instalado no se quede obsoleto, porque es en ese momento cuándo puede ser pasto de los piratas informáticos.

 

A medida que pasa el tiempo y usamos más y más nuestros teléfonos, las herramientas para atacar a los programas y las cuentas de usuario se vuelven mucho más accesibles, permitiendo que cada vez más personas puedan suponer una amenaza para el resto. Por lo habitual, son sistemas que se aprovechan de los agujeros en los muros de protección del software, que buscan los pequeños huecos para colarse por ellos y desatar el caos.

 

Algo tan sencillo, pero a la vez tan peligroso, puede solucionarse con algo igual de sencillo y que realizamos a diario casi sin darnos cuenta. Si logramos que nuestras apps estén siempre en la última versión completa disponible, nos aseguramos de que los hackers no puedan colarse en nuestros dispositivos o de que, al menos, les resulte más complicado hacerlo.

 

Es cierto que en ocasiones podemos pasar por alto esta tarea, lo que nos deja más vulnerables; pero también es cierto que se puede configurar el teléfono para evitar que esto suceda. Tanto Android como iOS cuentan con unos parámetros que cualquier usuario puede modificar para forzar que, cada vez que haya una versión nueva de cualquier app instalada, esta se instale.

 

Es algo que hay que hacer a través de Google Play Store para el caso de Android y de la App Store para el caso de iOS. No requiere demasiado tiempo, y lo que ofrece a cambio es una seguridad casi total para evitar cualquier infiltración no deseada. ¿O quizá no tanto?

 

¿Actualizar mis apps garantiza que siempre esté protegido?

 

Cabe destacar que estar a la última tampoco implica seguridad siempre, ya que muchos programas para teléfonos móviles lanzan versiones beta, es decir, por terminar, antes de dar el salto a una revisión completa y totalmente segura. El usuario también puede acceder a ellas, pero eso implica que haya más riesgos de lo habitual al tratarse de algo que está en periodo de pruebas.

 

Por eso, actualizar tus apps no siempre es sinónimo de mayor seguridad. Es muy importante estar al tanto para ver cuáles son actualizaciones totalmente oficiales y cuáles son aquellas que se realizan a versiones incompletas, para descartar estas últimas salto que tengan una seguridad y eficacia totalmente demostradas.

 

De hecho, también conviene esperar un poco antes de actualizar automáticamente. No han sido pocas las ocasiones en las que una revisión precipitada ha dejado abierta una inmensa puerta en el sistema de seguridad del software que ha facilitado la entrada de usuarios no deseados

 

Es por todo esto por lo que es sumamente importante actualizar aplicaciones, pero siempre hacerlo con cabeza. Es cierto que puedes configurar tus terminales para que actualicen automáticamente y sin que tengas que preocuparte por revisar; pero, antes de dejarte llevar por esta función y despreocuparte, es mejor que te informes previamente sobre los cambios que trae cada nueva versión para decidirte.

 

No exageramos cuando decimos que no actualizar es una de las principales razones por las que los usuarios acaban teniendo problemas por la falta de seguridad en sus teléfonos. En la actualidad, con lo importantes que se han vuelto estos dispositivos que llevamos siempre con nosotros, asegurarnos de que estén lo más blindados posibles es fundamental.

Evidentemente, no hay que descartar el uso de antivirus y de cualquier aplicación que refuerce la protección de los terminales móviles. Todo lo que sume a la protección siempre es bien recibido, pero de nada sirve si fallas en algo tan básico como estar siempre al día.