Compartir

La cubierta superior de un parking en un suburbio de Boston se fracturó parcialmente por el peso de un camión.

Afortunadamante el conductor pudo salir a tiempo y nadie resultó herido, pero una gran grieta hizo que saltaran todas las alarmas y que se tuviera que desalojar un edificio cercano.

Preguntado por la Policía, el conductor aseguró que fue las instrucciones del GPS lo que le hizo estacionar su camión en la cubierta.