Compartir

El humorista Santi Rodríguez fue a ‘El Hormiguero’ a presentar su obra “Infarto. No vayas a la luz”, basado en la historia del propio infarto que sufrió.

Haciendo gala de humor, el cómico aprovechó el momento para lanzar una recomendación general: “si estáis a punto de morir y veis una luz que vayan para el otro lado”, aseguró.

En la entrevista con Pablo Motos, Rodríguez contó que sufrió el infarto el mismo día de su cumpleaños, el 27 de julio de 2017, cuando estaba en un hotel incluido “con buffet, y con todo, y le dije a mi mujer que me estaba empezando a sentar mal. Ella me respondió que desde luego hambre no es (en referencia a lo que habían comido en el buffet)” y pensó que podrían ser “gases”.

Preguntado sobre cómo es ir en una ambulancia, el humorista recordó con comicidad cómo voló en la ambulancia, para esperar en urgencias, “cómo sería la velocidad que cuando llegamos al hospital a mí me dieron una silla de ruedas y a él una botella de champán y una corona de laureles”.

Finalmente le diagnosticaron un infarto esplénigo en el bazo, que inicialmente entendió como “espléndido”, y añadió, no sabía ni que se podía tener un infarto en el bazo, “es como tener un esguince en la oreja o una almorrana en el codo, es un infarto de marca blanca”.