Compartir

Un matrimonio de ancianos han sufrido la okupación de su casa mientras salieron a dar un paseo.

Los ‘okupas’ sacaron todos sus muebles a la basura, los tiraron por la ventana (sin comprobar si alguien pasaba por la calle en ese momento) y cambiaron la cerradura. Todo sin que los propietarios pudieran hacer nada.

Según ha informado ‘Espejo Público’, la mujer sufrió un amago de infarto ante el disgusto y desde hace un mes vive en otra vivienda en Madrid. Ahora los propios ‘okupas’ han reconocido los hechos y confirman que son tres las personas que se han instalado en la casa, incluido un niño.

En declaraciones al programa de ‘Antena 3’, los ‘okupas’ han asegurado que no quieren meterse en ningún lío a pesar de que se enganchan a la luz de otras casas del edificio. Además niegan ser agresivos tal y como denuncian los vecinos que les culpan de romper el cristal del portal y cerrarles el gas.

Por su parte, el hijo del matrimonio ha asegurado que sus padres se encuentran con ansiedad, por todo lo sucedido, pero que “al tratarse de una segunda vivienda, se alojan ahora en una vivienda en Madrid”.