Compartir

Alberto Chicote se llevó varias desagradables sorpresas mientras grababa su programa ‘¿Te lo vas a comer?’, el último de la temporada, donde analizaba la comida que se sirve a los turistas. El chef no podía salir de su asombro al ver cómo en un restaurante no le quisieron dar de comer, y en otro le engañaban con una paella cocinada en otro local.

Durante su visita a la turística plaza Mayor de Madrid, Chicote y Javier Estévez, propietario de ‘La Tasquería’, se sentaron en una terraza y pidieron una paella y jamón ibérico. Aunque estaban dispuestos a esperar media hora, lo cierto es que no tuvieron que aguardar tanto tiempo ya que poco después de hacer el pedido al camarero, regresaba otro alegando que solo podían servirles cosas frías porque la cocina estaba estropeada.

Tras escuchar sus falsas excusas, el chef le señalaba cómo en otras mesas sí acababan de servir paella: “Dígamelo usted claro, mira Alberto a ti no te vamos a dar de comer. Es la primera vez que me pasa que no me quieran dar de comer, pero bueno, si usted me dice Alberto no le voy a dar una paella porque no me sale de las narices, yo me jodo y me voy a otro lado, pero que me diga usted que no me puede hacer la paella que tiene la mesa de al lado, pues me huele a quemado”.

Confirmado que el restaurante no quería servirles, Chicote y su invitado se levantaban haciendo un claro diagnóstico:  “Si no te quiere dar de comer es por algo”.

La anécdota madrileña se sumaba al engaño que Chicote había vivido en las Ramblas de Barcelona, en la que iba acompañado del periodista gastronómico Óscar Broc. Los dos escogieron al azar un bar repleto de turistas para llevar a cabo su experiencia y optaron por pedir una paella. Sin embargo, para su asombro, un viandante se les acercó alertándoles de que había escuchado al jefe de camareros que iban a preparar su plato en otro lugar, en concreto, en el Hotel Oriente.

Advertido por el paseante, Chicote, sumamente indignado apuntaba “¡Vamos, que nos la quieren colar”, y aguardaba a ver lo que pasaba.

En la “orquestada” puesta en escena vieron cómo tras los entrantes llegaba un camarero con una indumentaria diferente de otro restaurante, y al preguntar por ello se excusaban diciendo que “lo tenemos todo junto, la cocina y todo”.

Al tratar de indagar en el origen de la comida y escuchar las excusas del restaurante, el chef les mostró un vídeo del camarero saliendo del otro restaurante con el arroz, dejándole sin habla, mientras Chicote les decía: “Tengo la sensación de que me tomas por imbécil (…) Casi prefiero que me digas que no me vas a dar de comer. Cuando yo pido una cosa en un restaurante espero que sea ese el que me atienda, no que le diga al de enfrente tráeme la comida que sino éste me la lía (…) Me siento ofendido”.

Confirmado el engaño, decidieron probar la paella que consideraron de baja calidad: “Me quedo con ganas de saber cómo es el arroz que ponen aquí realmente, porque si este es malo no me quiero imaginar cómo será el de verdad”.