Compartir

Isabel Pantoja ha vuelto a un sufrir un “bajón terrible” en ‘Supervivientes’ y en la gala de este jueves pidió permiso para decir alto y claro, que quería abandonar la isla y pedía a su gente que no la salvara: “Lo pido de corazón, yo no puedo más”.

Ante el bajón, y justo antes de someterse al televoto, Jorge Javier Vázquez, trataba de echarle un capote ‘anímico’ y se comprometía a hacerle una visita a la isla a pasar una noche con ella, si se salvaba: “incluso dos, o tres… pero palafito, por favor”.

Isabel Pantoja se quiere ir… #SVGala7 De nuevo… pic.twitter.com/ZcuSIotNJB

Poco después, el presentador revelaba la decisión de los espectadores: “Salvar a Isabel”, una noticia que la tonadillera recibía con el gesto contenido y diciendo “muchísimas gracias, pero no me hacen caso (…). Me quieren ver sufrir”.

Era entonces cuando Omar recordaba la promesa de Jorge Javier de ir a visitarla y éste se reafirmaba: “Si la organización considera que yo puedo ir, yo voy este año a ‘Supervivientes 2019’ y se mostraba dispuesto a lanzarse incluso desde el helicóptero.

Pero la noche aún aguardaba más novedades para la artista, al tener que despedirse de su compañera y de nuevo amiga, Chelo García Cortés, que se marchaba al palafito, para disputar la expulsión definitiva a Carlos Lozano.

En el momento de separación, la tonadillera sin poder contener las lágrimas confirmaba la reconciliación definitiva entre ambas: “Estoy fatal. Ella lo está haciendo divinamente y me parece muy injusto,me cambiaba ahora mismo por ella (…). Ha sido un reencuentro que al principio fue frío pero día a día he ido recuperando a esa amiga que ha estado conmigo casi 30 años. He dejado atrás los momentos difíciles y ha sido para mí mi apoyo”.

Por su parte, Chelo confirmaba también que el reality le había servido “para reencontrarme con una persona que es una de las personas que más quiero, somos amigas y siempre seremos amigas”.

 

Tras la noticia de su continuación en el reality, y la despedida de Chelo, la tonadillera sí consiguió un “subidón” para recuperar las fuerzas, al ganar la prueba de la semana, frente a un plato de fabada y alzarse como líder.