Compartir

La Policía Nacional ha desarticulado en Maspalomas (Gran Canaria) un grupo delictivo dedicado a la falsificación de material de diferentes marcas. En total, los agentes han contabilizado 199.537 objetos, entre los que se incluyen pegatinas, chapas, artículos en blanco y material falsificado valorado en más de 16 millones de euros. Se trata de la mayor operación realizada en las Islas Canarias contra la propiedad industrial.

Según informó la Policía Nacional, la investigación comenzó en abril del pasado año, cuando los agentes tuvieron conocimiento de la existencia de un almacén de grandes dimensiones en un centro comercial de Maspalomas. Allí, presuntamente, el grupo delictivo guardaba la mercancía electrónica que llegaba en camiones desde el Puerto de Las Palmas.

Además, localizaron un almacén-taller donde los cabecillas del grupo tenían a dos trabajadores de nacionalidad marroquí, ambos en situación irregular en España, falsificando la mercancía. Sin apenas ventilación, y obligados a trabajar todos los días de la semana, pasaban largas horas en el interior del taller colocando chapas de conocidas marcas en el material en blanco y estampando logos en camisetas con una prensa de calor. Asimismo, los agentes descubrieron una tienda donde los dos principales investigados almacenaban y comercializaban la mercancía falsificada.

Los agentes constataron que el camión interceptado contenía numerosas cajas con material de electrónica (altavoces y auriculares entre otros artículos) y en el lugar se encontraban seis personas que fueron identificadas por los agentes, entre ellas uno de los cabecillas. Fruto de los registros, se incautaron de gran cantidad de altavoces, auriculares, carcasas de teléfonos móviles, bolsos, carteras, chapas de más de 120 marcas diferentes y pegatinas de gran calidad.

 

También localizaron una impresora, una secadora, una prensa de calor para el estampado de logos en ropa, dos planchas, 9.845 euros en efectivo y numerosa documentación entre la que se incluyen albaranes, facturas y documentos con una relación de encargos, entregas, y envíos de mercancía falsificada a tiendas de Fuerteventura, Lanzarote y Gran Canaria. Hasta el momento hay siete personas detenidas, cinco de ellas de nacionalidad marroquí, una de origen indio y otra nepalí.