Compartir

‘El Hormiguero’ acaba de cumplir 2.000 programas y Pablo Motos ha querido contar con Will Smith para celebrar este hito del que le ‘culpa’. El presentador agradeció al actor que con su primera visita “cambió el show”, desencadenando un ‘efecto mariposa’ que forjó una larga cadena de invitados de fama mundial. Lo que no se esperaba era el ‘regalazo’ que le iba a hacer su ‘amigo’ e invitado más querido de Hollywood.

Fue al preguntar a Will Smith cuál iba a ser su próximo reto dentro de “la lista de cosas que quiere hacer antes de morir”, cuando el actor le soltaba una invitación que le dejaba de piedra: “Quiero invitarte a Los Ángeles para hacer un programa de ‘El Hormiguero'”. Tras el ofrecimiento, Motos no podía frenar su emoción  y desató su alegría levantando los brazos, botando y abrazándose al actor.

Embargado por la ilusión, Motos se preguntaba: “¡Ahora cómo puedo seguir el programa!”, pero continuaba con la más que evidente química y buena sintonía con su invitado, y a lo largo de la entrevista el presentador también lograba sorprender al artista al llevar al plató a un ‘beatboxer’, Adym Evans, que habían descubierto en su perfil de Instagram.

Aprovechando su presencia interpretaron la canción del Genio de Aladdin, al que da vida Will Smith, y con el que ofreció un gran show.

Pero no fue la única vez que cantó quien un día fuera ‘El Príncipe de Bel Air’. Al principio del programa Smith se atrevió a entonar flamenco cuando Motos le entregó una guitarra española que el programa le regalaba con su nombre grabado, y que recibía atreviéndose a decir algo en español.

“Oh, cuando Pablo invitarme al programa, estoy muy contento de estar aquí”, aseguraba.

Dentro del anecdotario que repasaron, y más allá del estreno de la película de Aladdin, el actor habló de cine con Motos y contó cómo fue el mismísimo Steven Spielberg quien le convenció para actuar en ‘Men in black’. Preguntado por su inicial negativa, contó que la oferta le llegó justo después de hacer ‘Independence day’ y que lo rechazó porque no quería encasillare como ‘el tío de los extraterrestres’.

Sin embargo, la historia cambió, según recordó, a raíz de una llamada de Spielberg en la que le preguntó que por qué no la iba a hacer: “Fue entonces cuando me dijo que no utilizara mi cerebro, sino el suyo, y que tenía que hacer la película, que iba a ser un éxito espectacular”. El actor puntualizó que aceptó tras escucharle decir “por favor, confía en mi”.