Compartir

Los espectadores de ‘El Hormiguero’ han asistido con expectación al puñetazo que el propio Pablo Motos pidió este jueves a su invitado, Dolph Ludgren.

El actor, que fue a presentar la película ‘Creed 2: La leyenda de Rocky’, segunda parte de la saga, y en la que da vida al boxeador ruso, Iván Drago, reconoció que en un primer momento, dudó en volver a dar vida al “malo” porque acabó derrotado en Rocky 4. Sin embargo, al final aceptó porque le convenció el guión y porque “son otros los que se pelean”.

Motos se mostró muy interesado por el modo en que se representan las peleas para que parezcan de verdad. De ahí que en medio de la explicación, Motos le propusiera hacer una toma: “¿Podrías darme un puñetazo sin pegarme?”, le dijo el presentador, a lo que el actor aceptó.

Motos se quitó las gafas y bebió agua para “recibir” el puñetazo y Ludgren le dio. El “fingido” golpe se pudo ver a cámara lenta y Motos concluyó afirmando que “hemos hecho el peor puñetazo de la historia, pero vale”.