Compartir

Estados Unidos sufre el azote de una ola de frío que ha provocado que los termómetros se desplomen hasta los 29 grados bajo cero y que la nieve se extienda como si estuviéramos en el Polo Norte. Entre las ciudades más afectadas se encuentra Chicago, donde las autoridades han recomendado a la población que no salgan de sus casas y que “eviten respirar profundamente y hablar por la calle”.

Ante este difícil escenario, los trabajadores del servicio ferroviario han encendido fuegos junto a las vías para que, al calentarlas, permitan el buen funcionamiento.

❄️🇺🇸Hace tanto frío en Chicago que los comisarios de transporte han prendido fuego a las vías para que los trenes puedan seguir circulando con normalidad.

También el aeropuerto de Chicago ha tenido que cancelar 1.400 vuelos.