Compartir

La periodista Jenny Sushe que hace unos días entrevistaba al peso pesado Kubrat Pulev y se veía sorprendida por un beso del búlgaro, al final de las preguntas, ha decidido llevar el asunto a los tribunales.

La reportera que terminaba la grabación con un “Jesucristo” no se había pronunciado desde entonces, pero ha roto su silencio y ha denunciado que el boxeador le besó “sin consentimiento”. Según ha informado ‘TMZ‘, el púgil no solo le pidió que no emitiera lo sucedido, anticipándose a las críticas que le iban a caer, sino que además, le tocó el trasero.

Ahora, Sushe ha contratado a una famosa abogada feminista, Glori Allred, de 77 años de edad, quien ha escrito a la Comisión Atlética del Estado de California, reclamando que se investiguen los hechos y suspenda a Pulev.

Sushe desmiente así a las declaraciones vertidas por el púgil de esta semana, en las que aseguraba que eran amigos y le había besado fruto de la emoción y que esa noche se sumó a la fiesta que celebró con sus amigos por la victoria alcanza en el ‘ring’.