Compartir

El debate electoral de los candidatos europeos en ‘TV3’ y ‘Catalunya Radio’ de este martes pasará a la historia por el abandono de uno de los allí presentes a los pocos minutos de comenzar. Tan solo habían pasado seis minutos desde que arrancara el programa cuando comunicó que se marchaba y dejó plantados a sus rivales que, no obstante, continuaron con el debate.

El representante de Junts per Catalunya, Aleix Sarri, anunció su marcha en su primera y única intervención, en señal de protesta por el rechazo de la Junta Electoral Central a que interviniera el candidato de su formación, Toni Comín, desde Bruselas donde está fugado de la justicia española, y al que él mismo sustituía.

Tras la espantada del candidato de Junts per Catalunya, Puigdemont agradecía su gesto en las redes sociales en defensa de la dignidad.

También Toni Comín aplaudía a su compañero de filas por defender, a su juicio, “la dignidad de todos”.

Tras la marcha de Sarri, el popular Esteban González Pons se mostró contrario a la emisión del vídeo grabado por el ex presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont (que se había comprometido a participar si lo hacía Junqueras), pero sí defendió la proyección del líder de ERC, Oriol Junqueras “porque el horario de prisión le ha impedido intervenir”.”Es una cuestión de dignidad, Junqueras está en la cárcel y Puigdemont en una mansión en Bruselas”.

Justo antes de finalizar el debate, la televisión catalana emitió el vídeo de Junqueras, pero no el de Puigdemont, que se dejaba para otros espacios informativos, según el presentador, Xavi Coral, “por respeto a los candidatos que han estado en el plató”.