Compartir

El Congreso de los Diputados recibió este martes a una delegación de Irán que iba a participar en una reunión conjunta con los integrantes de la Comisión de Asuntos Exteriores.

El problema vino cuando la Embajada de Irán envió un correo al servicio de Protocolo del Congreso recordando que según sus costumbres los varones no dan la mano ni tienen contacto físico con las damas, según informa el diario ‘El Mundo‘.

Una vez trasladada esta petición a los grupos parlamentarios, Vox se negó a realizar ese saludo, alegando su oposición a “que las mujeres que asistan no podrán estrechar la mano de los representantes de Irán, sino solamente mirarles, pero de lejos (…) El Grupo Parlamentario Vox no participará de un acto que exige un trato diferente para las mujeres -relegándolas en este caso a un papel secundario- y denuncia que, en la Cámara que representa a todos los españoles, se acepte esta inadmisible exigencia de la delegación de Irán”, decía Vox en un comunicado.

Dos horas después el saludo protocolario fue suspendido para todos los integrantes de la Comisión de Asuntos Exteriores. Sin embargo, tanto Vox como Ciudadanos se acabaron plantando y no asistieron al encuentro.