Compartir

Una treintena de provincias españolas están este miércoles en alerta por altas temperaturas, aunque ya no hay ningún aviso rojo como el de ayer en Vizcaya. Las alertas naranjas por fuerte calor se centran en Aragón, Lleida, Navarra, Jaén, norte de Álava, de Cáceres y de Toledo y sur de Córdoba.

En alerta amarilla está gran parte del país, salvo Galicia, Asturias, parte de Cantabria, Canarias, el litoral mediterráneo, León, Salamanca, Segovia y Ávila.

Aunque los termómetros volverán a rozar hoy los 40º en muchas de las zonas marcadas en naranja, a partir de mañana entrará un nuevo frente atlántico que traerá aire frío y precipitaciones, primero a Galicia y a todo el Cantábrico, según explicó a Servimedia Delia Gutiérrez, una de las portavoces de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet).

A lo largo del jueves esa bajada de las temperaturas se empezará a notar también en Castilla y León y Madrid y el viernes el descenso de los termómetros llegará al alto Ebro, La Rioja y Navarra.