Compartir

Un sacerdote se ha convertido en el nuevo héroe nacional de Italia después de fallecer tras ceder su respirador para salvar la vida de otro paciente.

Giuseppe Berardelli, de 72 años y miembro de la diócesis italiana de Bérgamo, cedió el respirador que había adquirido su comunidad parroquial para donárselo a un paciente más joven y aumentar de esta manera sus posibilidades de sobrevivir.

“Don Giuseppe murió como sacerdote. Me conmueve profundamente el hecho que él, arcipreste de Casnigo, haya renunciado para destinarlo a alguien más joven que él”, dijo uno de los sanitarios al periódico ‘Araberara’.

Por el momento, más de 50 religiosos han fallecido en Italia como consecuencia de la pandemia.