Compartir

La batalla campal que por segunda noche consecutiva se vivió en las calles de Barcelona dejó una imagen que se ha convertido en viral: la de un padre atemorizado que decidió abandonar la zona en la que se encontraba con su hijo de apenas unos meses.

Los hechos ocurrieron en la calle Roger de Flor después de que los independentistas catalanes prendieran diversos fuegos que amenazaban coches y edificios.