Compartir

Desde las 06.40 horas, a causa de una incidencia que afecta al sistema de señalización en la línea Barcelona-Figueres, permanece suspendido el servicio de Alta Velocidad en este trayecto.

Según informó el Ministerio de Fomento, se trata de un problema de fibra óptica y es consecuencia de un sabotaje. Los viajeros afectados se están derivando a los servicios de la línea R11 de Rodalies de Cataluña hacia Girona y Figueres.

Respecto a la circulación ferroviaria en el tramo Sant Pol-Canet ha quedado restablecida y se ha recuperado el servicio en R1 y RG1. También ha vuelto a estar en servicio el tramo entre Lleida y Mollerussa y en R12

(SERVIMEDIA)