Compartir

Los agentes de la Guardia Civil de Ourense (Galicia) dieron el alto a un conductor de 88 años de edad cuando conducía a 156 km/h en una vía limitada a 120 km/h. Sin embargo, su sorpresa fue mayúscula al descubrir que el octogenario había renovado el carné con ciertas limitaciones.

Según fuentes del Instituto Armado citadas por ‘La Vanguardia‘, en el momento de identificar al infractor, comprobaron cómo la Jefatura Provincial de Tráfico le había renovado el permiso de conducir con la imposición de varias medidas restrictivas que marcaban la franja horaria, el espacio y la velocidad a la que podía ponerse al volante.

El conductor solo tenía permitido conducir en horas diurnas, en un radio de acción no superior a 20 kilómetros de su domicilio, siempre y cuando no superara los los 90 km/h, evitando la prohibición de circular por autopista y usando lentes correctoras.

Tras comprobar que incumplía dos de las limitaciones (al circular a más de 20 kilómetros de su domicilio y por encima de la velocidad a la que se le permitía conducir), se le propondrá para un examen médico extraordinario.