Compartir

La Policía Nacional ha desmantelado una banda de ladrones de coches que actuaba en el municipio madrileño de Parla tras la detención de uno de sus miembros que había perdido una oreja durante un robo. Les acusan de perpetrar más de 30 robos.

Según ‘Telemadrid‘, fueron los sanitarios del hospital ‘Infanta Cristina’ de Parla al que acudió el pasado lunes 13 de mayo, quienes llamaron a la Policía por las incongruencias de su relato. Según decía, había sufrido un accidente de tráfico en una rotonda y, asustado, había acudido al centro por su propio pie.

Mientras los agentes le interrogaron en el hospital, otros acudieron al lugar del vehículo siniestrado donde encontraron la oreja cercenada en la arena. La recogieron y posteriormente los médicos pudieron reimplantársela.

La policía inició entonces la investigación para aclarar las causas del siniestro en el que no se había visto envuelto ningún otro vehículo. Según ‘ El Mundo’, los agentes descubrieron que el coche, de la marca Seat, había sido robado justo antes del siniestro. El conductor pretendía huir y reunirse con otras personas de la banda que le esperaban en otro punto de la localidad.

La Brigada Local de la Policía Judicial de Parla identificó al paciente como uno de los presuntos responsables de la oleada de robos de coches que sacudía al municipio y junto a él detuvieron a otros tres hombres marroquíes con los que habría perpetrado más de 30 golpes, haciéndose con coches nuevos o recién matriculados de la marca Seat.

Para llevar a cabo los robos, la banda contaba con un sistema de inhibidores y llaves que les permitía anular los sistemas de seguridad. Después usaban los coches para perpetrar otros delitos.

Los cuatro están acusados de sustracción de vehículos a motor y organización criminal, cuentan con antecedentes de robo con violencia y han pasado a disposición judicial.