Compartir

Gonzalo Montoya, conocido como el “preso resucitado”, ha sido detenido por volver a las andadas, acusado de un delito de robo con fuerza de un taller mecánico en Meres (Siero). Según ‘La Nueva España’, el robo lo perpetró la tarde del 31 de enero junto a otros tres asaltantes, incluida su esposa.

Según la denuncia interpuesta ante la Guardia Civil de Noreña, los ladrones se habían llevado material de aluminio, en concreto piezas de automóviles como radiadores o soportes de defensas; además de las cuatro ruedas y llantas de un BMW que se encontraba en reparación.

En el transcurso de la investigación, la Guardia Civil descubrió la participación de Montoya en otro robo con fuerza, en el polígono industrial de Granda (Siero), donde tras forzar un candado y la valla perimetral de la misma, se llevaron diversas piezas para fabricar muebles. Un material que vendieron en una empresa de reciclaje de la localidad.

Gonzalo Montoya, de 36 años de edad, quedó en libertad el pasado 22 de agosto tras cumplir condena en una cárcel de Asturias, y unos meses después de que fuera dado por muerto en prisión, donde despertó cuando se le iba a practicar la autopsia. En la actualidad se encuentra bien y ha pedido una indemnización de 50.000 euros por daños físicos y psicológicos.