martes, 22 septiembre 2020 16:31

El manifiesto de antiguos altos cargos en defensa de Juan Carlos I se envía a Zarzuela tras sumar 215 firmas

El manifiesto de exministros, expresidentes autonómicos, embajadores y otros antiguos altos cargos en apoyo al Rey Juan Carlos, defendiendo su presunción de inocencia y reivindicando su legado, se ha enviado al Palacio de la Zarzuela tras reunir 215 firmas, el triple de la cifra de adhesiones que había hace solo una semana.

Cuando se anunció ese manifiesto, el pasado día 18, había una lista de setenta firmantes, pero en los últimos días se han ido sumando otros antiguos altos cargos y parlamentarios de distintos partidos políticos.

El texto ha sido enviado a la Casa del Rey con un mensaje del expresidente del Senado Juan José Laborda en el que se subraya que “no son todos los que quisieran firmar y apoyar la idea, pero es un microcosmos que representa el pluralismo democrático en torno a la idea de la Monarquía parlamentaria que Su Majestad Felipe VI encarna en este tiempo nuevo”.

En esa relación de 215 firmantes hay 43 ministros de todos los gobiernos, cuatro presidentes del Congreso y dos del Senado y uno del Parlamento Europeo, cerca de diez presidentes de comunidades autónomas, treinta embajadores y más de 120 diputados, senadoresy altos cargos durante el reinado de Juan Carlos I. Además, se han sumado decenas de personas de los diversos ámbitos de la sociedad civil.

DE PSOE, PP Y UCD

Entre los firmantes del PSOE aparecen el exvicepresidente Alfonso Guerra, los exministros Jerónimo Saavedra, Celestino Corbacho, Matilde Fernández, Carlos Westendorp y Cristina Alberdi, los expresidentes autonómicos Juan Carlos Rodríguez Ibarra (Extremadura), Joaquín Leguina (Madrid) y José Rodríguez de la Borbolla (Andalucía), y otros altos cargos como el exdirector de gabinete de Felipe González y José Luis Rodríguez Zapatero, José Enrique Serrano, o el exalcalde Francisco Vázquez, hoy próximo a Ciudadanos.

Hay miembros de los Gobiernos de José María Aznar y de Mariano Rajoy como los exministros Javier Arenas, Jaime Mayor Oreja, Josep Piqué, Eduardo Serra, Pío Cabanillas, Federico Trillo, Pilar del Castillo, Rafael Catalá, Alberto Ruiz Gallardón, Jorge Fernández Díaz, José Ignacio Wert, Ana Pastor, Juan Ignacio Zoido, Alfonso Alonso, Dolors Montserrat y Román Escolano.

En la lista hay además expresidentes autonómicos del PP como Juan Vicente Herrera (Castilla y León), Francisco Camps (Comunidad Valenciana), Pedro Sanz (La Rioja), Luisa Fernanda Rudi (Aragón) y Esperanza Aguirre (Madrid), así como los expresidentes del Congreso Jesús Posada y del Senado Pío García Escudero, y la exalcaldesa de Madrid Ana Botella.

En el listado hay además figuras de la Transición como Rodolfo Martín Villa, otros exministros de la UCD como Marcelino Oreja, Alberto Oliart y Soledad Becerril, que también fue alcaldesa con el PP y ex defensora del Pueblo, así como el expresidente del Parlamento Europeo José María Gil Robles, y ex secretarios de Estado, embajadores y otros antiguos altos cargos.

También se han sumado representantes de otros partidos como Miguel Sanz (expresidente navarro) y Francisco Sosa Wagner, exeurodiputado de UPyD.

En el texto dado a conocer hace una semana se reivindica el legado de Juan Carlos I en estos más de cuarenta años de democracia, la “etapa histórica más fructífera que ha conocido España en la época contemporánea”.

PRESUNCIÓN DE INOCENCIA

“Las numerosas informaciones que aparecen estos días sobre determinadas actividades del Rey Juan Carlos I han excitado una proliferación de condenas sin el debido respeto a la presunción de inocencia –indican–. Si sus acciones pudieran ser merecedoras de reprobación lo decidirán los tribunales de justicia, pero nunca se podrá borrar la labor del Rey Juan Carlos en beneficio de la democracia y de la Nación, so pena de una ingratitud social que nada bueno presagiaría del conjunto de la sociedad española”.

El documento, subraya que “la Monarquía parlamentaria, así como el conjunto de la Constitución de 1978, han propiciado una España moderna, con un sistema político, económico y social avanzado fraguado en la libertad, en la justicia y en la solidaridad”.

“Heredero de los poderes autoritarios de la dictadura del general Franco, el Rey Juan Carlos I hizo saber al poco de acceder al trono su voluntad explícita de renunciar a los mismos para propiciar la organización institucional española de acuerdo con el modelo de las democracias occidentales –recuerdan–. Don Juan Carlos se comprometió a ser el Rey de todos los españoles y pronto se consiguió una España sin exiliados y la superación de las cuestiones que nos habían enfrentado en la historia reciente”.

Los firmantes ensalzan “la bien llamada Transición” destacando la aprobación de la Constitución de 1978 después de unas elecciones libres a las que concurrieron todos los partidos políticos, lo que “propició la reconciliación entre los españoles y un gran acuerdo nacional, que cumplió con la voluntad del Rey de que España fuera un país europeo e iberoamericano, conforme a su vocación histórica, y una democracia occidental avanzada, donde todos cupieran, abierta al pluralismo representativo y a la alternancia política”.