Compartir

La tasa de ahorro de los hogares españoles se situó en el primer trimestre del año en el 11,2% de su renta disponible, 2,8 puntos superior a la del trimestre anterior, según informó hoy el Instituto Nacional de Estadística.

Este dato es el resultado de la eliminación de los efectos estacionales y de calendario. Sin tener esto en cuenta, la tasa se estima en el 1,7% de la renta disponible, frente al -4,9% del mismo trimestre del año anterior.

El gasto en consumo final de los hogares entre enero y marzo, con la segunda quincena de este último mes afectada por el confinamiento, se estima en 172.515 millones de euros, con una disminución del 5,2%. Con ello, el ahorro del sector se cifra en 3.043 millones (en el primer trimestre de 2019 fue de −8.551 millones).

En el primer trimestre de 2020, la renta disponible bruta de los hogares se incrementa un 1,2%, hasta 176.013 millones de euros.

La inversión de los hogares alcanza los 6.944 millones de euros en el primer trimestre, un 24,5% menos que en el mismo periodo de 2019. A su vez, la tasa de inversión de los hogares, eliminados los efectos estacionales y de calendario, se sitúa en el 3,8% de su renta disponible, 1,8 puntos menos que la del trimestre anterior.

De esta forma, y una vez tenido en cuenta el saldo de transferencias de capital del sector, los hogares registran una necesidad de financiación de 4.573 millones (frente a los 18.423 millones estimados para el mismo trimestre de 2019).

FINANCIACIÓN

Por otra parte, la economía nacional registra una capacidad de financiación frente al resto del mundo de −260 millones de euros en el primer trimestre de 2020, lo que representa un −0,1% del PIB de dicho periodo. En el mismo trimestre del año 2019 la capacidad de financiación fue de −1.192 millones (un −0,4% del PIB).

Esta evolución se explica por un mayor saldo de intercambios exteriores de bienes y servicios (2.148 millones de euros, frente a los 1.785 millones del mismo periodo de 2019) que, junto con la evolución de las rentas y transferencias corrientes, proporciona un saldo de operaciones corrientes con el exterior superior en 1.016 millones al del mismo trimestre del año anterior. Por el contrario, el saldo de transferencias de capital1 es de 679 millones, frente a 763 millones en el mismo trimestre del año anterior.

Si se eliminan los efectos estacionales y de calendario, la capacidad de financiación de la economía nacional se sitúa en el 2,0% del PIB, ocho décimas menos que en el trimestre anterior.

En cuanto a la renta nacional bruta, alcanza los 292.832 millones de euros en el primer trimestre de 2020, con una disminución del 2,0% respecto al mismo periodo de 2019. Renta nacional Unidades: millones de euros y tasas en porcentaje Esta bajada de renta se debe a la disminución del excedente de explotación de las unidades productivas residentes (del −6,3%, hasta 119.570 millones), así como a una mayor remuneración percibida por los asalariados residentes en la economía (que crece un 2,4%, hasta 137.518 millones). También se reduce en un 4,9% el montante devengado de impuestos sobre la producción y las importaciones, netos de subvenciones, hasta 35.136 millones. El saldo de rentas de la propiedad (intereses, dividendos, etc.) con el resto del mundo se estima en 608 millones de euros, frente a los 89 del primer trimestre de 2019.

Si además se tiene en cuenta el menor saldo negativo de transferencias corrientes (impuestos sobre la renta y el patrimonio, cotizaciones y prestaciones sociales y otras transferencias corrientes) con el resto del mundo (−4.272 millones, frente a −4.415 millones del primer trimestre de 2019), obtenemos que la renta nacional disponible bruta disminuye un 2,0%, hasta los 288.560 millones de euros. Si se eliminan los efectos estacionales y de calendario, la renta nacional bruta y la renta nacional disponible bruta varían un −4,7% y un −4,9%, respectivamente, respecto al cuarto trimestre de 2019.

ADMINISTRACIONES PÚBLICAS

La renta disponible bruta de las Administraciones Públicas alcanza los 54.713 millones de euros en el primer trimestre, un 3,7% menos que en el mismo periodo de 2019. El gasto en consumo final se incrementa un 6,5%, hasta 57.717 millones de euros. Con ello, el ahorro bruto del sector asciende a −3.004 millones (en el primer trimestre de 2019 fue de 2.661 millones). La inversión de las Administraciones Públicas se estima en 7.834 millones, con un aumento del 21,6%. El ahorro y la inversión del sector, junto a su saldo de transferencias de capital, hacen que el sector genere una necesidad de financiación de 9.167 millones, frente a los 3.915 millones del primer trimestre de 2019.

Si descontamos los efectos estacionales y de calendario, las Administraciones Públicas registran una necesidad de financiación del 3,9% del PIB, 1,2 puntos más que la del trimestre anterior.

Por otro lado, el valor añadido bruto de las Instituciones Financieras aumenta un 22,4% en el primer trimestre de 2020 respecto al mismo periodo de 2019. El excedente de explotación bruto del sector se incrementa un 56,9%. Esto, junto con el mayor saldo neto de rentas de la propiedad (intereses, dividendos, etc.) a percibir por el sector, hace que el saldo de rentas primarias del mismo aumente un 61,6%.

Si además tenemos en cuenta sus flujos de distribución secundaria de la renta (impuesto de sociedades, cotizaciones y prestaciones sociales y otras transferencias corrientes), se llega a que la renta disponible bruta del sector se estima en 9.061 millones de euros, un 69,8% superior a la del mismo trimestre de 2019. La inversión de las instituciones financieras se cifra en 2.218 millones de euros (en el mismo trimestre del año anterior fue de 692 millones). Con ello, y una vez considerado su saldo de transferencias de capital, el sector genera una capacidad de financiación de 8.260 millones de euros, frente a los 5.892 millones del primer trimestre de 2019.

(SERVIMEDIA)