Quantcast

Libertad provisional con medidas cautelares para los tres detenidos por el hallazgo de un zulo de ETA

El juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno ha decidido dejar en libertad provisional pero con medidas cautelares a los tres detenidos el pasado lunes en relación con un zulo de explosivos de la banda terrorista ETA que fue localizado en junio de 2019 en el municipio de Arraia-Maeztu, en el concejo de Atauri (Álava).

Los detenidos son Imanol Jaio, Kepa Arkauz y Ekinhe Eizaguirre, que en su día formaron parte del denominado ‘Comando Ezpala’ de ETA, que estuvo activo entre los años 2008 y 2010, y se integraba dentro del ‘Complejo Donosti’ de la banda terrorista.

Moreno les atribuye un delito de tenencia de explosivos con fines terroristas, ya que en el zulo había dos depósitos con diverso material para fabricar explosivos: cordón detonante, ocho detonadores, dos temporizadores, 20 kilos de nitrato amónico, 500 gramos de pentrita y 4 litros de nitrometano, tapones y tubos de plásticos y herramientas.

El titular del Juzgado Central de Instrucción número 2 ha acogido la recomendación de la Fiscalía, que ha pedido la puesta en libertad provisional de los tres por considerar que no hay riesgo de fuga en ninguno de los casos debido a que todos son ciudadanos españoles y tienen “arraigo personal y familiar” en el país.

No obstante, Moreno también ha acogido el planteamiento del Ministerio Público al ordenar medidas cautelares para los tres detenidos por las cuales tienen prohibido salir de territorio español, se les ha retirado el pasaporte y deben comparecer semanalmente ante la Audiencia Nacional u otro órgano judicial.

HALLADO POR UN CAZADOR

El zulo fue encontrado cerca de la antigua fábrica de asfaltos de Atauri por un cazador que vio unos plásticos y un bidón azul en la hoceada de un jabalí. Al ver el anagrama de ETA en el material que contenían dio aviso a la Ertzaintza.

Jaio, Arkauz y Eizaguirre, que serían los responsables de este zulo, fueron arrestados el lunes en las localidades de San Sebastián e Irún, en la provincia de Guipúzcoa, y en Vitoria (Álava) por la Guardia Civil –que contó con la colaboración de la DGSI francesa–, en el marco de las investigaciones para localizar las antiguas infraestructuras de ETA.

La detención en febrero de 2010 del responsable del ‘Complejo Donosti’, Ibai Beobide, propició la huída de sus integrantes, dos de los cuales –Arkauz y Eizaguirre– fueron detenidos en Francia posteriormente y condenados por asociación de malhechores.

Comentarios de Facebook