Quantcast

Fernández Díaz aporta un informe pericial para demostrar que los mensajes sobre ‘Kitchen’ están “manipulados”

La defensa del exministro del Interior Jorge Fernández Díaz ha aportado este viernes un informe pericial a la causa en la que se investiga la operación ‘Kitchen’ para demostrar que están manipulados los mensajes que según el ex secretario de Estado Francisco Martínez le mandó pidiéndole información sobre el operativo parapolicial, que supuestamente buscaba apoderarse de la información que Luis Bárcenas tenía sobre el PP.

El exministro del Interior y el que fuera su ‘número dos’ se han enfrentado este viernes a un careo, ordenado por el juez de la Audiencia Nacional Manuel García-Castellón, para contrastar las declaraciones que ambos manifestaron como investigados sobre lo que conocían de la operación ‘Kitchen’.

Francisco Martínez aseguró que el que fuera su jefe le encargó recabar información sobre el operativo parapolicial que se sufragó con fondos reservados. Entre otras misiones le encargó que preguntara sobre Sergio Ríos, el chófer de Bárcenas que fue captado como confidente. Posteriormente Martínez protocolarizó los mensajes ante notario. No obstante, Fernández Díaz siempre ha negado su implicación, pues recalcó que no conocía ningún detalle sobre la ‘Kitchen’, y ha sostenido que no es el autor de esos SMS.

Para corroborar esta tesis, la defensa de Fernández Díaz, ejercida por el abogado Jesús Mandri, ha entregado un informe pericial, elaborado por un “perito informático, especialista en materia, sobre los tres o cuatro mensajes a los que hace referencia a las dos actas notariales. Su conclusión es que se trata de mensajes manipulados, que no son reales, ni veraces”, ha afirmado el letrado ante los medios de comunicación tras concluir el careo.

El abogado también ha aclarado Jorge Fernández Díaz no se ha negado “en ningún caso” a entregar su teléfono móvil para comprobar que lo que dice es cierto. Tras su declaración como investigado el pasado 30 de octubre, la Fiscalía Anticorrupción solicitó al juez García-Castellón que le requiriera el terminal para comprobar que no había intercambiado mensajes con el ex secretario de Estado.

En ese momento, Fernández Díaz lo entregó voluntarimente pero aclaró que no era el mismo dispositivo que el que utilizaba en la fecha de la operación ‘Kitchen’ (2013). Por ello, aunque sirvió para esclarecer que el exministro no escribe con el mismo estilo que el que aparece en los mensajes reflejados en el acta notarial -en su redacción no se sustituye la ‘q’ por la ‘k’–, según indicó entonces la defensa, el magistrado de la Audiencia Nacional acordó en el auto en el que les citaba al careo que se le pidiera el móvil que usaba en la época en la que habría cruzado esos mensajes con Martínez con el objetivo de verificar su versión de los hechos.

El abogado de Fernández Díaz ha explicado que se atenderá a ese “nuevo requerimiento judicial”, pero entregando al móvil anterior al que usa en la actualidad, ya que el que tenía en 2013 “no lo tiene físicamente y es algo totalmente razonable y verosímil”. “No va a haber ningún problema porque no tiene nada que esconder ni ocultar”.

CONTUNDENCIA DEL MINISTRO

Sobre el contenido de la declaración, Mandri ha opinado que su cliente ha sido el que “más contudente” ha estado de los dos careados y ha subrayado que “ha vuelto a negar con toda rotundidad y de manera tajante cualquier implicación o conocimiento de estos hechos, sin ningún signo de debilidad”.

Asimismo, ha destacado que en el fondo de la discusión ha salido a relucir “una conversación y unos mensajes” que Francisco Martínez se habría cruzado con uno de los dos notarios que levantaron las citadas actas, justo el día que se le requiere judicialmente que aporte la escritura de los mensajes, en el que se haría referencia a “borrar determinados mensajes que se han enviado entre ellos dos”. “Es por lo menos bastante sospechoso”, ha concluido el abogado a las puertas de la Audiencia Nacional.

Comentarios de Facebook