Quantcast

Desmantelado un grupo criminal con 81 detenidos que traficaba desde Alicante

Agentes de la Policía Nacional y de la Oficina Central de Investigación de Cracovia, coordinados por Europol, han desmantelado un presunto entramado criminal de origen polaco mediante una operación que ha concluido con la detención de 81 de sus miembros en España, Polonia y Reino Unido, entre los que se encuentran sus supuestos líderes, asentados en la provincia de Alicante.

La organización, al parecer, se dedicaba al tráfico de drogas, tráfico de armas, robo de vehículos, delitos violentos, contrabando de material sanitario y blanqueo de capitales, ha informado la Policía Nacional en un comunicado.

Se les ha intervenido casi una tonelada de marihuana, 50 kilogramos de cocaína, seis armas de fuego y varias armas prohibidas. Además, se les ha bloqueado más de 3,5 millones de euros en cuentas y propiedades, tres vehículos robadis, 13 terminales telefónicos de comunicaciones encriptadas para ser distribuidos entre los miembros de la organización y numerosa documentación empresarial y bancaria.

Las investigaciones policiales comenzaron en julio de 2018, fruto de la cooperación internacional entre la Policía Nacional y las autoridades policiales de Polonia y Reino Unido, bajo la coordinación de EUROPOL.

En esa fecha se consiguió identificar una presunta organización criminal de origen polaco cuyos líderes estaba asentados en la provincia de Alicante, desde donde supuestamente dirigían el tráfico de drogas internacional y diversas actividades empresariales que utilizaban como tapadera para el blanqueo de capitales.

Así, abarcaban empresas inmobiliarias, compraventa de vehículos, comercialización de diamantes y metales preciosos o alquiler de embarcaciones de recreo, entre otras actividades.

A los miembros de la organización criminal investigada se les relaciona con hooligans de Cracovia, así como con la práctica de artes marciales mixtas, todo ello reflejado en su marcado carácter violento.

EXPORTARON 15 TONELADAS DE DROGAS

Durante las primeras fases de la investigación se detuvo a 68 personas y se intervino casi una tonelada de droga, principalmente marihuana y cocaína. Se descubrieron varias plantaciones y domicilios utilizados como guarderías y se intervinieron tres armas de fuego y otras armas prohibidas, balizas GPS y ropa táctica que la organización utilizaría para robar, extorsionar y enfrentarse a organizaciones rivales con el fin de controlar el negocio del tráfico de drogas.

Entre los años 2016 y 2019, la organización habría exportado desde España a Polonia, Reino Unido y otros países de la Unión Europea alrededor de 15 toneladas de droga.

Las pesquisas policiales evidenciaron el crecimiento de la organización criminal. Los agentes detectaron cómo presunto líder, asentado en Alicante, planificaba la comercialización internacional de armas de fuego procedentes de Albania, aprovechando sus redes de distribución.

Asimismo, se descubrió que la organización criminal había comenzado a beneficiarse de la situación sociosanitaria provocada por la COVID-19 mediante la adquisición de gran cantidad de material sanitario.

DETENIDOS EN ESPAÑA, POLONIA Y REINO UNIDO

La presunta organización criminal contaba al parecer con la colaboración de un agente polaco que supuestamente facilitaba información a los líderes sobre el estado de las investigaciones.

Ante el riesgo de posibles fugas de información así como del líder de la organización, quien ya había comenzado a intensificar las medidas de seguridad llegando a desplazarse a otra vivienda que consideraba segura, los agentes llevaron a cabo la explotación final de la investigación, con la realización de un total de 17 entradas y registros en viviendas y locales en España y Polonia. De esta manera, se consiguió detener a otras 13 personas en ambos países, entre las que se incluían los presuntos líderes de la organización.

Además, se intervinieron otras tres armas de fuego -.incluido un subfusil–, más de 1.000 dosis de antigripales que pueden ser usados para la elaboración de drogas sintéticas, el bloqueo de propiedades y productos financieros en valor de más de 3,5 millones, gran cantidad de documentación probatoria y 13 dispositivos móviles.

Estos últimos dispositivos contaban con un sistema de encriptación de las comunicaciones y estaban preparados para ser repartidos entre los miembros de la organización.

En el domicilio del principal investigado se descubrió un túnel bajo la vivienda, sin que se haya podido determinar el objeto del mismo. Asimismo, un rápido análisis previo de la documentación intervenida permitió el descubrimiento de un almacén utilizado por uno de los presuntos líderes de la organización donde se ocultaba una ingente cantidad de mascarillas quirúrgicas, test rápidos para COVID-19 y torundas para la elaboración de test PCR, que la organización habría contrabandeado procedente de China.

Comentarios de Facebook