Quantcast

Cs pide que el Congreso no tramite la reforma del CGPJ de PSOE y Podemos

Ciudadanos ha pedido en el Congreso de los Diputados que no se tramite la proposición de ley del PSOE y Unidas Podemos relativa al Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), con la que buscan reducir la mayoría parlamentaria necesaria para designar a parte de los vocales del este órgano, y que se asuma la reforma que defiende Cs para que esos vocales sean elegidos por los jueces, no por los políticos.

Así lo plantean la presidenta de la formación naranja, Inés Arrimadas, y el portavoz adjunto en la Cámara Baja, Edmundo Bal, en una proposición no de ley de “defensa de la Justicia frente a los ataques autoritarios del Gobierno de España”, que han registrado para su debate ante el Pleno.

A través de esta iniciativa, reclaman que el Congreso se comprometa a “no tramitar” la propuesta de reforma de la Ley Orgánica del Poder Judicial que los partidos del Gobierno de coalición presentaron el pasado 13 de octubre.

Esta reforma plantea que doce de los veinte vocales del CGPJ –los de procedencia judicial– puedan ser designados por mayoría absoluta en el Congreso y el Senado si en una primera votación no se alcanzan los tres quintos de la Cámara que exige la ley vigente. Esto permitiría hacer estos nombramientos contando únicamente con los votos del PSOE, Unidas Podemos y los partidos socios del Ejecutivo y prescindir del PP, que hasta ahora se ha negado a un pacto.

UNA MAYORÍA POLÍTICA CONTROLARÍA LOS TRES PODERES

Según Ciudadanos, el “objetivo deleznable” del PSOE y Unidas Podemos con esta reforma es “el propio de un gobierno autoritario que aspira a demoler la democracia y los cimientos del Estado de Derecho”, pues garantiza que “la agrupación de votos en torno una mayoría absoluta permita abarcar ampliamente los tres poderes del Estado”.

Controlaría así “el poder legislativo, mediante la mayoría en las Cortes Generales; el ejecutivo, mediante la investidura del presidente de Gobierno; y el judicial, mediante la selección de la cúpula del órgano de gobierno de los jueces y magistrados”, argumenta.

Asimismo, la formación naranja advierte de que la tramitación de la iniciativa parlamentaria, “en realidad procedente del Gobierno, se ha realizado en fraude”. Según indica, la han impulsado dos grupos parlamentarios y no el Ejecutivo porque éste “no se presta siquiera a respetar los procedimientos legislativos que le resultan exigibles para la aprobación de proyectos de ley”.

En Cs sostienen que la modificación legislativa por la que apuestan los socialistas y el partido morado recuerda a “los intentos de controlar a los jueces por medios inconstitucionales por parte del Gobierno de Polonia”, una reforma a la que la Unión Europea “se ha opuesto de manera indubitada” por considerarla contraria a sus principios democráticos.

DESTROZAR LA CONVIVENCIA POR SEGUIR EN EL PODER

Por estos motivos, Ciudadanos cree que “ni puede ni debe admitirse” que la iniciativa de los partidos del Gobierno de Pedro Sánchez sobre el CGPJ sea aprobada por las Cortes.

Además, afirma que “todos los que decidan que los políticos deben seguir eligiendo a los jueces serán culpables de la deslegitimación de la Justicia en el futuro y de que siga existiendo una sombra de sospecha sobre la imparcialidad de los jueces”.

“Serán cómplices del debilitamiento de la democracia española en manos de una coalición de gobierno que, con un descaro desconcertante y un desprecio absoluto por la Constitución, el pluralismo político, la democracia y el Estado de Derecho, está decidida a destrozar cuarenta años de convivencia pacífica al fin único de mantenerse en el poder”, afirma.

Por todo ello, Arrimadas y Bal plantean que el Congreso inste al Gobierno a “respetar la democracia, el Estado de Derecho y los principios fundamentales de la Unión Europea”, así como “los procedimientos democráticos exigidos por el ordenamiento jurídico respecto de la tramitación de proyectos de ley”.

UNA REFORMA PENDIENTE DESDE HACE 35 AÑOS

A continuación solicitan que, “a fin de garantizar la independencia efectiva de la Justicia”, la Cámara Baja modifique la ley para que los doce vocales de procedencia judicial del Consejo “sean elegidos directamente por todos los jueces y magistrados, mediante un sistema de elección que asegure la representatividad de toda la carrera judicial”, como ya propuso Ciudadanos.

El Consejo General del Poder Judicial está formado por el presidente del Tribunal Supremo y veinte vocales: doce elegidos entre jueces y magistrados de todas las categorías judiciales y ocho entre abogados y otros juristas de reconocida competencia y con más de quince años de ejercicio en su profesión.

La Constitución estipula que, de los ocho juristas, cuatro deben ser elegidos por el Congreso y cuatro por el Senado, pero no dice nada sobre el sistema de nombramiento de los doce jueces vocales.

Aunque la primera Ley Orgánica del Poder Judicial, de 1980, estableció que esos vocales serían elegidos por todos los jueces y magistrados en servicio activo mediante voto personal, igual, directo y secreto –como pide Cs–, tras la entrada en vigor de una nueva ley en 1985 se optó por una forma de elección que es la que se usa actualmente: seis son nombrados por el Congreso y seis por el Senado.

Ciudadanos lamenta que, 35 años después, este sistema continúe vigente pese a que “socava gravemente el principio de la división de poderes del Estado” –al ser nombrados por las Cámaras los veinte vocales del CGPJ– y obvia la sentencia del Tribunal Constitucional de 1985 que avisaba del riesgo de que los partidos se repartieran a los jueces y aconsejaba reformar el sistema de nombramiento.

Comentarios de Facebook