Compartir

Un hombre ha sido condenado a seis meses de prisión y a pagar una multa de 800 euros por falsedad documental y estafa en grado de tentativa, al asegurar que otra persona conducía su vehículo cuando fue denunciado por ir a más velocidad de la permitida.

Los hechos se remontan a 2003, cuando el ahora condenado fue ‘cazado’ conduciendo a 135 km/h por una vía limitada a 120 en L’Ametlla de Mar (Tarragona). Cuando recibió la sanción, aseguró que era otra persona la que conducía en esos momentos.

El sancionado facilitó la identidad y la dirección de un hombre que vivía en Madrid que, tras recibir la sanción, denunció los hechos a la Policía asegurando que nunca había estado ni en ese vehículo ni en el lugar de la multa.

Una investigación permitió dar con el estafador.