Compartir

‘¿Dónde están mis zapatillas?’; ‘no puedo encontrar mi bañador’, ‘he perdido mi mochila’ o ‘no he traído chanclas’. Éstas son sólo algunas de las frases más pronunciadas por los niños en cualquier campamento de verano. Ahora que llega el buen tiempo y que los padres están inscribiendo a sus hijos en estas experiencias, éstos se preguntan qué pueden hacer para evitar este tipo de situaciones salvando la estancia de los niños y ayudando a mantener la cordura de los monitores.

“Para muchos niños, el campamento de verano es un reto y el lugar donde experimentan su primera situación real de independencia. Como padres, queremos asegurarnos de que nuestros hijos tengan todo lo que necesitan para disfrutar, pero las dudas nos asaltan ante qué llevar y cómo llevarlo”, explica Sandrine Jullien Rouquié, fundadora de Ludilabel que señala que para quedarnos satisfechos “debemos centrarnos en crear la ‘maleta inteligente’ e incluir lo que realmente es necesario”.

A continuación encontrarás 6 consejos para ayudar a los padres a enviar al niño totalmente equipado y preparado al campamento de verano, un lugar donde poder experimentar y disfrutar de nuevas sensaciones:

1Valoración inicial

La primera regla de oro al prepararse para un campamento de verano es realizar una evaluación de las características del lugar donde se va de campamento; así como el tiempo, las actividades que se realizarán o la duración del campamento. Además, debemos preguntar al organizador de la actividad si hay instrucciones específicas con los elementos que el niño puede necesitar como linternas, sacos de dormir, colchonetas…

Atrás