Compartir

El presidente del Gobierno en funciones y secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, se reunirá el próximo martes, 11 de junio, en el Congreso de los Diputados con los líderes de Unidas Podemos, Pablo Iglesias; Ciudadanos, Albert Rivera, y Partido Popular, Pablo Casado, por este orden, en la ronda de contactos anunciada ayer en su comparecencia en Moncloa con vistas a su investidura.

Estos tres partidos son los que pueden facilitar o bloquear la investidura de Sánchez para que en España haya un Gobierno cuanto antes, indicaron fuentes socialistas.

Con esta foto, Sánchez evidencia que quiere contactar con todos y, a la vez, busca hacer corresponsables de lo que ocurra en su investidura –que será, salvo sorpresas, no antes del 15 de julio- a las demás formaciones.

INDEPENDENTISTAS

El líder del PSOE mantiene su estrategia de evitar a toda costa una investidura apoyada por representantes de las formaciones independentistas, de modo que sigue con la estrategia de buscar la abstención de PP o de Ciudadanos.

Así, la opción de formar Gobierno sin apoyo de las formaciones independentistas es la que se mantiene como la más “lógica” en el seno del equipo de Sánchez. Pero admiten que los movimientos de las demás formaciones, como el expresado por UPN de “explorar acuerdos” (abstenerse) a cambio de que los socialistas faciliten el Gobierno navarro para la coalición Navarra Suma, hace que se vayan “abriendo más opciones cada día”.

Un día antes de las reuniones de Sánchez con los demás líderes políticos, el lunes 10, se reunirá la Comisión Ejecutiva Federal del PSOE para formalizar la comisión que coordinará las negociaciones con los distintos grupos parlamentarios de cara a la investidura del candidato a la Presidencia del Gobierno propuesto por el Rey. Las negociaciones con el resto de partidos se harán en “otro formato” en el que no se contará con Sánchez.