Compartir

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, admitió este jueves que se siente “frustrado” por no haber logrado los votos necesarios para su investidura, pero agregó que “no hay que tirar la toalla”, porque “España no merece unas nuevas elecciones”, y ahora las cuatro grandes formaciones, PSOE, Partido Popular, Ciudadanos y Unidas Podemos, “tenemos que sentarnos para ver cómo desbloquear la situación”.

En una entrevista en Telecinco recogida por Servimedia, el líder socialista afirmó que ahora “hay que volver al punto de arranque y explorar nuevos caminos”, para lo que invitó al PP, a Cs y a Unidas Podemos a dialogar y, entre todos, lograr que España tenga un gobierno cuanto antes.

 

Opinó que Iglesias se ha equivocado “tremendamente hoy”, como en 2016, y cree que comienza a ser consciente de ello y de su “error”, con el que ha llevado a su organización a un “callejón sin salida”.

 

Respecto a las pretensiones de Iglesias, dijo que “no puedo admitir dos gobiernos en uno” y que han ofrecido a Unidas Podemos un “gobierno de coalición”, no carteras “humillantes”, como ellos dicen. A día de hoy, aseveró, “no sé cuáles son las razones por las que no han facilitado este gobierno”.

A su juicio, “hay motivos suficientes para no tirar la toalla”, para hablar, dialogar, acordar entre las cuatro fuerzas y conseguir “desbloquear la situación que vive el país”.

“Tanto con el PP como con Cs y con Unidas Podemos tenemos que sentarnos para ver cómo desbloquear la situación”, reiteró.

EXPLORAR OTROS CAMINOS

El presidente en funciones insistió en que hablará con los líderes de estas tres formaciones políticas para, “entre todos”, desbloquear la situación. “Hay que volver al punto de inicio y explorar otros caminos. Invito a los tres –por Pablo Casado, Albert Rivera y Pablo Iglesias- a dejar de lado cuanto antes los intereses partidarios”.

“Las cuatro fuerzas políticas tenemos que reflexionar sobre cómo desbloquear la situación y encontrar otros caminos que permitan no concluir en elecciones el 10 de noviembre”, añadió. “Hay que explorar otras opciones”.

Por otra parte, el líder del PSOE admitió que la exalcaldesa de Madrid Manuela Carmena es una persona a la que “aprecia” y que “no sería descartable” para un futuro Ejecutivo, porque a su juicio “reúne el perfil adecuado para una responsabilidad en el gobierno de España”, aunque admitió que “no lo había pensado”.

Sin embargo, insistió en que para llegar a ese punto “lo importante es que haya gobierno”. Este mismo argumento empleó para presionar a PP y Cs, a quienes dijo que, para que puedan ejercer la “oposición”, lo primero que deben hacer es facilitar, que no “aplaudir”, que haya gobierno, al tiempo que recordó que el PSOE es el partido que eligieron los ciudadanos el 28-A para que ejerza esa responsabilidad.