Compartir

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, pidió este miércoles al presidente de la Generalitat de Cataluña, Quim Torra, que “no esconda su fracaso tras cortinas de humo y fuego” y que, “por deber moral”, condene la violencia “con máxima claridad y determinación”.

En rueda de prensa tras las reuniones mantenidas a lo largo del día con los líderes del Partido Popular, Ciudadanos y Unidas Podemos, Sánchez dejó claro que el Gobierno respeta, ampara y defiende el derecho a manifestarse pacíficamente de quienes discrepan de la sentencia del Tribunal Supremo y quieren expresar su protesta en las calles.

Sin embargo, añadió, “no hay causas, no hay razones, no hay ideales que amparen o justifiquen el uso de la violencia” en una democracia como la española, “que ha conquistado la libertad tras un esfuerzo largo y doloroso”. Por eso lamentó las “imágenes dramáticas” que se ven en las calles catalanas y lanzó un llamamiento expreso a Torra para alertarle de que tanto él como los demás miembros de su gobierno tienen “el deber político, el deber moral de condenar sin excusas y sin paliativos, con máxima claridad y determinación, el uso de la violencia”.

Unas declaraciones que se producían al mismo tiempo que las calles de Barcelona volvían a ser el escenario de importantes disturbios.

Los radicales volvieron a atacar a los Mossos, al tiempo que incendiaron de nuevo varias hogueras en diversas calles que acabaron calcinando coches en las inmediaciones de la consejería de Interior del Gobierno de Cataluña.

(SERVIMEDIA)