Compartir

Una menor de 16 años rompió un plato sobre la cabeza de su madre después de que le hubiera castigado sin usar el móvil.

La progenitora estaba durmiendo la siesta en el momento de la agresión que le dejó varias heridas en la nariz y un hematoma de 10 centímetros en la cara.

Según informa ‘Crónica Balear‘, el lamentable episodio tuvo lugar el pasado 18 de mayo en Palma cuando la adolescente fue castigada al llegar a casa a mediodía por no haber recogido su habitación. Su madre decidió quitarle el móvil pese a las reiteradas protestas de la chica.

La hija esperó a que su madre se durmiera para romperle el plato sobre la cabeza mientras le dijo “tenías que estar muerta”.

La mujer llamó a la Policía Local y los agentes comprobaron al llegar a la vivienda, en la calle Guillem Massot, que sangraba abundantemente por la cabeza según informa ‘Última Hora’.

Tras ser informados de los hechos los agentes buscaron a la chica que se había escondido en un armario. La menor confesó que había agredido a su madre porque le había quitado el móvil justo “en un día muy importante” para ella.

Según el testimonio de la progenitora, no era la primera vez que su hija la agredía y aseguró que incluso en una ocasión, cuando tenía 12 años, había tratado de envenenarla poniendo friegasuelos en un yogur.

Tras manifestar su intención de denunciar a la menor los agentes informaron a la Fiscalía de Menores. A la espera de su pronunciamiento, madre e hija siguen viviendo juntas en la misma casa.