Compartir

El tiempo de este fin de semana será primaveral en prácticamente toda España, con mucho sol y temperaturas que se adelantarán a lo que suele ser habitual a mediados de abril o incluso en mayo, ya que los termómetros marcarán más de 25 grados en zonas del área levantina y más de 20 a orillas del mar Cantábrico.

Uno de los portavoces de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), Rubén del Campo, comentó este viernes a Servimedia que el tiempo “plenamente primaveral” se apoderará de España durante este fin de semana debido a la influencia del anticiclón de las Azores, lo cual se mantendrá la próxima semana, con ligeras variaciones.

Del Campo indicó que España estará este fin de semana de mediados de febrero “bajo el dominio de las altas presiones” y sólo se espera algo de tiempo adverso en el norte peninsular debido a que el extremo de alguno de los frentes asociados a borrascas profundas que circulan a latitudes más altas rozará la cornisa cantábrica.

Así, el sábado y el domingo solamente lloverá en el oeste de Galicia y soplarán vientos fuertes del norte en la región gallega y otros puntos del Cantábrico, que podrían llegar a 90 o 100 km/h. El temporal marítimo hará que las olas lleguen a seis metros en el norte de Galicia.

En otras zonas de España podrían aparecer nubes bajas o bancos de niebla, sobre todo en el interior peninsular, pero fundamentalmente brillará el sol en las horas centrales del sábado y del domingo.

“Nos situamos en un fin de semana plenamente primaveral, con temperaturas de mediados de abril o incluso de mayo, con 5 a 10 grados por encima de lo normal este domingo en la mayor parte de España”, afirmó.

Así, habrá más de 25 grados en el interior de la Comunidad Valenciana y Murcia, cerca de 22 en la fachada cantábrica, de 20 a 22 en la Meseta Sur y de 15 a 18 en la Meseta Norte. “Por tanto, se espera un ambiente templado y sin heladas nocturnas, con valores que no sería extraño verlos a mediados de abril o incluso en algunos sitios en mayo, como Ávila y Segovia, donde hará 17 o 18 grados. Los 25 grados de Murcia normalmente se alcanzan a primeros de mayo y los 22 de Santander se suelen dar a finales de mayo”, apostilló.

PRÓXIMA SEMANA

Por otro lado, Del Campo indicó que la situación meteorológica variará “un poco” al inicio de la próxima semana porque el anticiclón tenderá a reforzarse. “Desde su posición, enviará vientos más frescos del norte o del noroeste”, dijo. Ello supone que lloverá débilmente en Galicia, el Cantábrico y Pirineos, con la cota de nieve descendiendo a entre 1.000 y 1.200 metros. En el resto del país continuará el ambiente suave, soleado y seco.

Las temperaturas bajarán este lunes entre seis y ocho grados en el tercio norte peninsular, mientras que, según agregó Del Campo, “a orillas del Mediterráneo pueden repuntar hasta cuatro o cinco grados”, de manera que en Valencia, Murcia y Almería habrá hasta 27 grados.

El próximo martes será una jornada similar, con lluvias más débiles en el Cantábrico. Podría aparecer alguna llovizna en zonas del Mediterráneo por la entrada de vientos húmedos de levante.

“Habrá una bajada contundente de temperaturas, con 8 a 10 grados menos en zonas de Valencia y Murcia, que se quedarán entre y 15 y 17 grados. El ambiente será más fresco en muchos puntos de la Meseta Norte, donde rondarán los 10 grados, en el Cantábrico habrá 15 y en el Valle del Guadalquivir se esperan valores más cálidos, superiores a 22 grados”, explicó.

A partir del próximo miércoles, Del Campo subrayó que “lo más probable” es que vuelva el ambiente anticiclónico a buena parte del país, con cielos poco nubosos y temperaturas que tenderán a subir y a situarse en “valores más propios de avanzada la primavera”.

(SERVIMEDIA)