Compartir

El PP y Ciudadanos exhibieron este martes sus discrepancias sobre cómo concurrir a las elecciones gallegas, aunque mostraron su sintonía para forjar una coalición de cara a los comicios vascos.

Ciudadanos reiteró que el acuerdo para el País Vasco está “pendiente” de que se firme también para Galicia, pero los populares estimaron que “el problema no es el mismo” en las dos comunidades y abogaron por “seguir trabajando viendo la casuística” de cada uno de los territorios. Llamaron así a establecer acuerdos en las listas, distintos a la coalición, en el caso gallego.

De esta forma, el PP y Ciudadanos no consiguieron llegar a un acuerdo de coalición para las elecciones gallegas después de la reunión que mantuvieron este martes en el Congreso de los Diputados sus máximos dirigentes, aunque sí avanzaron hacia esa fórmula en las vascas.

Por el PP asistieron a la cita el presidente, Pablo Casado, y el secretario general, Teodoro García Egea; mientras que por Ciudadanos lo hicieron la portavoz parlamentaria, Inés Arrimadas, y José María Espejo, representante de la Gestora.

La reunión se prolongó durante una hora y media, y se celebró 48 horas antes del fin de plazo para registrar coaliciones para las gallegas, este jueves, y 72 antes del ultimátum para las vascas, el viernes. Ambas citas electorales serán el 5 de abril.

La primera en comparecer tras la misma fue Arrimadas, quien atestiguó que se sigue “con el escollo en Galicia”, si bien en el País Vasco “estamos avanzando mucho”. Atestiguó así avances hacia una coalición con el PP en el País Vasco, pero lo supeditó al acuerdo en Galicia

El ‘número dos’ de Casado en Génova calificó de “muy cordial y productiva” la cita con Ciudadanos y la enmarcó en “la buena relación” que ambas formaciones mantienen desde que se pusieron de acuerdo para poner en marcha “gobiernos para la libertad”. Según García Egea, ambos partidos están de acuerdo “en lo fundamental”, esto es, en “decir sí” al planteamiento de sumar esfuerzos “allá donde sea posible” para combatir la fragmentación del voto del centroderecha en los territorios donde la desunión “penaliza”.

PAÍS VASCO

En el caso del País Vasco, García Egea aseguró que “tenemos claro que hay que aunar esfuerzos para que la fragmentación electoral no penalice a todos esos votantes que quieren votar a una opción que defienda la Constitución, al País Vasco, a España y a la libertad”.

En lo que concierne a Galicia, el secretario general del PP abogó por “aprovechar ese magnífico proyecto que el presidente Alberto Núñez Feijóo y el PP de Galicia han desarrollado a lo largo de tantos años”. “En esta comunidad autónoma el espacio del centroderecha está cohesionado en torno a las siglas del PP”, enfatizó.

Por ello, “nos hemos comprometido a trabajar y a encontrar la mejor fórmula de colaboración entre ambos partidos”, resaltó García Egea, reiterando así el argumento del PP de que en esta comunidad no es necesaria la coalición porque no se considera que peligre el sector constitucionalista. Habló así de “encontrar la mejor fórmula de colaboración” más allá del plazo establecido para presentar coaliciones, que en Galicia finaliza este jueves.

Se refirió directamente al 1 de marzo, fecha en la que hay que presentar las listas electorales y hasta la que “tenemos todas las vías abiertas” para explorar vías de colaboración, más allá de la coalición que reclama Ciudadanos y que habría que cerrar en las próximas 48 horas. “Estoy convencido de que seremos capaces de encontrar el camino del acuerdo y del encuentro entre el PP y Ciudadanos” para concurrir con “la fórmula adecuada” en cada caso, sintetizó.

UPYD Y LA SOCIEDAD CIVIL

Arrimadas detalló que el acuerdo para el País Vasco “va a ser una coalición con personas relevantes de UPyD y también de la sociedad civil”. En particular, mencionó a referentes intelectuales como Maite Pagazaurtundua, pero no concretó si también estará Rosa Díez.

No obstante, insistió en que lo del País Vasco “está pendiente de que podamos solventar el escollo de Galicia”, y en esta segunda comunidad reiteró que su objetivo es una coalición, que podría llamarse PP-Ciudadanos y ya no ‘Mejor unidos’, idea inicial de su partido. Es más, precisó que “ni el logo ni la siglas van a ser un problema para nosotros” y tampoco pondrá problemas a que los carteles sean del presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo.

Lo que sí dejó claro Arrimadas es que Ciudadanos pide en Galicia lo que ofrece al PP en Cataluña. “Queremos presentarnos juntos. En Cataluña no pedimos que se presenten e integren a sus candidatos”, puntualizó, desdeñando así la oferta de Feijóo, a quien anunció que llamará “personalmente” para convencerle, porque “hay tiempo”. Arrimadas se sonrió cuando se le preguntó si, llamando a Feijóo, estaba revelando que él era el “escollo” y la dirección nacional estaba de acuerdo.

En cualquier caso, la portavoz de Cs reclamó: “Hay que ser coherente entre lo que se pide en Cataluña y lo que se ofrece en Galicia”. Y más tarde abundó en ello: “Tiene que ser una fórmula que se adapte a los tres territorios y que lo que pida un partido en la región que está débil sea lo mismo que ofrezca en la región en que está fuerte”.

(SERVIMEDIA)