Compartir

Las imágenes que han trascendido en las últimas horas reabre el debate sobre hasta qué punto se deben tolerar las novatadas.

La Policía ya ha identificado al joven que propina una brutal tortazo a una joven dentro de la residencia de estudiantes Covarrubias en Madrid, mientras que la Universidad Complutense ha abierto un proceso sancionador.

La víctima se queda unos segundos aturdida con la cara llena de nata mientras que el resto de personas que son testigo de la agresión responden con un grito y después ríen.

Este tipo de prácticas apenas se denuncian porque nadie que acaba de llegar a una universidad quiere provocar mal ambiente entre sus nuevos compañeros.