Compartir

El caso de dos médicos de Wuhan que sufrieron alteraciones en la pigmentación de su piel tras haberse contagiado con coronavirus dio la vuelta al mundo por los extraños efectos secundarios que padecieron.

Uno de ellos, Hu Weifeng, urólogo de 40 años, ha muerto esta semana después de haber permanecido ingresado en el hospital  durante más de cuatro meses, según informó la cadena de televisión china ‘CCTV’.

En febrero, la Comisión Nacional de Salud dijo que unos 3.387 trabajadores del sector sanitario habían resultado infectados.