Compartir
Caravana migrantes

Una niña migrante de tan sólo siete años de edad ha fallecido por deshidratación y exhausta mientras estaba bajo la custodia de la policía fronteriza en los Estados Unidos. La pequeña había cruzado la frontera desde México de forma ilegal, con sus padres.

Según informó ‘The Washington Post’, el triste suceso tuvo lugar el pasado siete de diciembre, unas ocho horas después de que los guardias les detuvieran cerca de Lordsburg, en Nuevo México. La fiebre de la niña había superado los 41 º y fue entonces cuando decidieron trasladarla al Hospital del Paso en Texas, donde llegó en parada cardíaca y  los sanitarios ya no pudieron hacer nada por ella.

La niña, de origen guatemalteco, había viajado con su familia y un grupo de unas 163 personas que se entregaron a los agentes estadounidenses.