Compartir
Fernando Grande-Marlaska, en el Congreso

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, cuestionó este miércoles que Mari Mar Blanco siga siendo diputada del PP y presidenta de la Fundación Víctimas del Terrorismo (FVT), ya que esta situación le impide separar su trabajo como parlamentaria de la defensa de los que han sufrido la violencia terrorista.

Marlaska se refirió a esta cuestión al responder en el Pleno del Congreso a Blanco, quien le preguntó sobre si “a estas alturas de su gestión” se siente capaz de “mirar a la cara a las víctimas del terrorismo”, en referencia a que Interior haya tomado decisiones como el acercamiento de presos de ETA y la retirada del recurso a la ley del País Vasco sobre supuestos abusos policiales.

“Siempre miraré a la cara a las víctimas del terrorismo”, afirmó el ministro, quien añadió que no olvida la “historia” de los que han sufrido la violencia, pero también pidió a Blanco que tampoco olvide su pasado como juez de la Audiencia Nacional.

Al mismo tiempo, Marlaska dijo a Blanco que no sólo es diputada del PP, sino también presidenta de la FVT, entidad que representa a “muchas asociaciones”, algunas de las cuales han pedido que no se las utilice políticamente.

“NO TODO VALE”

Asimismo, el ministró se quejó de que este martes, en un acto del Gobierno para presentar la primera unidad didáctica de la ESO sobre terrorismo, no estuviera Blanco, a la que dijo que “se echó de menos”. Añadió que da la impresión de que la presidenta de la FVT no fue a este acto porque quiere “seguir siendo diputada del PP”.

Por su parte, Blanco respondió que no olvida la trayectoria de Marlaska como juez, pero que observa “con pena” que parece que el ministro sí ha olvidado su pasado. La diputada del PP sostuvo que el titular de Interior ha cruzado “líneas rojas” en su mandato, como el acercamiento de presos etarras al País Vasco y la retirada del recurso a la ley del País Vasco sobre supuestos abusos policiales.

“En política no todo vale y menos dejar de lado a las víctimas del terrorismo”, afirmó Blanco, quien dijo a Marlaska que “no todo vale” para mantenerse en el poder y que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, debe convocar elecciones generales para devolver la “dignidad” a los españoles.