Compartir

Los Reyes eméritos Don Juan Carlos y Doña Sofía acudieron este sábado a la capilla ardiente instalada en el Congreso de los Diputados para despedir al exvicepresidente del Gobierno Alfredo Pérez Rubalcaba y saludaron emocionados a su viuda, Pilar Goya, a sus familiares y a los compañeros del PSOE.

Don Jua Carlos y Doña Sofía llegaron a las once de la mañana al Palacio de la Carrera de San Jerónimo, donde fueron recibidos por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y por la presidenta del Congreso de los Diputados, Ana Pastor, con quienes el Rey emérito se quedó conversando unos minutos nada más bajar del coche.

Dentro, a la entrada del salón de los pasos perdidos, les esperaba Pilar Goya, a la que saludaron con un cálido abrazo y cogiéndole las manos en un gesto afectuoso. Don Juan Carlos, visiblemente emocionado y caminando con dificultad apoyado en un bastón, pasó unos minutos frente al féretro de Rubalcaba junto a Doña Sofía. Ambos se persignaron ante el cuerpo y se sentaron en las sillas colocadas a uno de los lados durante unos quince minutos.

Los hermanos de Rubalcaba y otros familiares se acercaron a saludarlos y el Rey se mostró visiblemente emocionado con todos ellos. Antes de irse, saludaron de nuevo a los familiares uno a uno y también a algunos socialistas como a Alfonso Guerra, Elena Salgado, Guillermo Fernández Vara, Micaela Navarro o José Blanco.

ENCUENTRO CON GONZÁLEZ

Al abandonar el salón de los pasos perdidos, al salir al patio de Floridablanca, los Reyes eméritos se encontraron con el expresidente del Gobierno Felipe González, que había llegado pocos minutos antes junto a su mujer, Mar García Vaquero. González llevaba unas oscuras gafas de sol que apenas dejaban verle los ojos pero que se tenía que quitar con frecuencia para limpiarse las lágrimas, y en algún momento fue consolado por el Rey emérito en un pequeño grupo en el que también estaba Pedro Sánchez.

Después de que los Reyes eméritos abandonaran el Congreso de los Diputados, unos 25 minutos después de haber llegado, Sánchez y Pastor se quedaron en el patio de Floridablanca saludando a quienes estaban esperando poder entrar porque habían llegado mientras Don Juan Carlos y Doña Sofía estaban dentro.

Poco después de que se reanudara este sábado a las 9.00 horas el velatorio, la infanta Elena acudió al Congreso para despedir a Rubalcaba. Estuvo apenas unos minutos acompañada por Carlos García Revenga.

Por la capilla ardiente ya han pasado esta mañana el expresidente del Congreso Federico Trillo, los presidentes autonómicos Emiliano García-Page y Javier Lambán. El exmagistrado Baltasar Garzón, la exministra popular Pilar del Castillo, Aitor Esteban, Marta Pascal e Irene Montero, y socialistas como la exministra Elena Salgado, José Montilla, Juan Fernando López Aguilar, Emiliano García-Page, María Chivite o el expresidente andaluz Manuel Chaves y Magdalena Álvarez.

Precisamente, Chaves protagonizó uno de los gestos de esta mañana. Llegó a la capilla, saludó a la viuda y a la familia y se situó al final de esa bancada junto a Álvarez y Antonio Hernando. El presidente Sánchez, al verlo, se levantó y fue a saludarlo.

Poco antes de la llegada de los Reyes, también pasó por la capilla ardiente un afectado Alfonso Guerra. El exvicepresidente se fue directamente junto a Pilar Goya y Jaime Lissavesky, que no se separa de su amigo. Pedro Sánchez, Ana Pastor y Micaela Navarro fueron junto a Guerra para darle el pésame. Después, el histórico socialista se sentó junto a José Blanco.

(SERVIMEDIA)