Compartir

A las 10 horas de la mañana, el Rey Felipe recibía en audiencia  a Doña Laura Borrás Castanyer, representante de Junts per Catalunya-Junts, en el marco de la ronda de contactos de cara a  la investidura del nuevo Presidente del Gobierno. La catalana se presentaba a la cita con complementos amarillos, en un claro guiño a la simbología separatista.

Borrás asistía como representante de su grupo parlamentario, en lugar de Jordi Sànchez, tras la negativa del Tribunal Supremo de darle permiso para asistir, por encontrarse en prisión, y ya había advertido que en el encuentro con Su Majestad le hablaría de ‘presos políticos’.

Sin embargo, el mensaje independentista que la política pretendía trasladar en el encuentro a puerta cerrada con el Monarca, lo adelantaba en su puesta en escena, mediante el lenguaje visual que proyectaba el amarillo independentista de sus complementos, en la chaqueta, un broche de una mariposa; y en su mano derecha, con la que ha saludado a Don Felipe, lucía una pulsera del mismo color.