Compartir

Con tan solo dos años de edad Lola June se ha convertido en una artista reconocida en Nueva York. La niña acaba de celebrar su primera exposición de pintura abstracta en el barrio de Greenwich Village.

Pese a su corta edad, sus obras ya se venden por miles de euros.

Según han contado sus padres a ‘The New York Times’, fue una amiga artista de la familia, Patjim Osmanaj, quien descubrió el talento en la pequeña y le compró las herramientas para crear las obras: lienzo y pinturas acrílicas.

Poco después, tras colgar una de las obras de la pequeña en su estudio junto a cuadros de artistas conocidos, Sana Rezwan, patrona del museo Metropolitan, la compró por 600 euros pese a saber que su autora llevaba pañales.

Ahora, el éxito de la joven promesa ha sido total en la exhibición. Según ha informado ‘CBN News’ ha vendido 30 de las 40 obras expuestas, por los que se han llegado a pagar 23.000 dólares por cada uno. En los círculos artísticos se la conoce como ‘Picasso’.

 

 

La joven pintora parece haberse convertido en una estrella e  incluso la embajada de Estados Unidos en Filipinas se ha hecho eco de ella revindicado su origen filipino-americano.