Compartir

Unas extrañas criaturas gelatinosas han aparecido en varias calas de la isla de Menorca.

Se trata de salpas, unos animales marinos inofensivos y muy frágiles que no deben ser sacados del agua, tal y como advierten los especialistas en las redes sociales. La salpa es una animal característico del Mar Mediterráneo.

“No lo molestes, deja que siga su camino”, indicaron los las autoridades de la isla balear.