Compartir

La Comisión Europea asignó este miércoles 50 millones de euros adicionales en ayuda de emergencia a Venezuela “ante el agravamiento de la crisis económica y social” que vive el país caribeño.

Según informó la institución a través de un comunicado, tras el anuncio la alta representante de la UE para la Política Exterior, Federica Mogherini, consideró que, con esta aportación, la UE “permanece en la vanguardia de la movilización internacional para apoyar al pueblo venezolano”.

También aseveró que se está “esforzando” para “fortalecer” la cooperación internacional para “garantizar” que la ayuda humanitaria “llegue a las personas necesitadas dentro y fuera de Venezuela, de manera imparcial y a través de canales independientes, sin ningún intento de politizar la entrega de la ayuda”.

La nueva ayuda irá destinada a los centros de acogida, la asistencia sanitaria, la asistencia alimentaria, los servicios de nutrición, el acceso a agua potable y el saneamiento, así como a la educación infantil, según confirmó el comisario de Ayuda Humanitaria y Gestión de Crisis, Christos Stylianides, quien subrayó que la UE “está con los venezolanos en este momento crítico” por lo que “intensificará” sus operaciones de ayuda en Venezuela y la región.

La UE ha estado varios años prestando apoyo tanto en Venezuela como en los países vecinos, proporcionando financiación a organizaciones humanitarias asociadas que ayudan a las personas sobre el terreno.

La ayuda humanitaria de la UE se concede según criterios “estrictos” basados en las necesidades y respetando los principios de humanidad, neutralidad, imparcialidad e independencia con el objetivo de “aliviar el sufrimiento humano sin tener en cuenta consideraciones políticas, económicas o de otro tipo”, informó la institución.

Tras analizar la situación que atraviesa Venezuela en su quinto año consecutivo de recesión económica e hiperinflación, la Comisión Europea defendió que el apoyo de la UE “ha ayudado a los grupos más vulnerables”, entre los que citó a los menores de cinco años, las mujeres embarazadas y lactantes, los ancianos y los grupos indígenas.

De forma paralela, continúa “trabajando activamente” en una resolución de la crisis “multidimensional” de Venezuela, reconociendo que esta solución “solo puede ser democrática y pacífica y contar con el respaldo de todo el país”.

El anuncio de este miércoles forma también parte del compromiso de la UE de movilizar más ayuda, reflejado en la Declaración de Montevideo del Grupo de Contacto Internacional y la aportación total de la UE destinada desde 2018 a esta crisis regional asciende actualmente a 117,6 millones de euros.