Compartir

Esta próxima madrugada será la mejor para observar la lluvia de estrellas de las Perseidas, popularmente conocidas como ‘Lágrimas de San Lorenzo’.

Así lo declaró a Servimedia el director del Planetario de Madrid, Telmo Fernández, que estimó un máximo de 10 estrellas fugaces por hora en las mejores condiciones. Las Perseidas pueden verse desde el 17 de julio hasta el 24 de agosto, aproximadamente, aunque los días álgidos empezaron el pasado sábado y se prolongarán hasta mañana. La mejor noche será previsiblemente la próxima.

Las lluvias de estrellas fugaces se producen cuando la Tierra, en su periplo alrededor del Sol, se adentra en un lugar del espacio donde existen partículas procedentes de cuerpos celestes, debido al paso de algún cometa o a otros fenómenos, que al entrar en contacto con la atmósfera se desintegran y generan luz.

Telmo Fernández aclaró que a lo largo del año se suceden otras lluvias de estrellas fugaces como la de las Perseidas, pero esta es la más popular, “quizás por tener lugar en verano, cuando las condiciones metereológicas son mejores”, indicó.

La denominación de Perseidas se debe a que las estrellas fugaces parecen proceder de la constelación de Perseo, hacia cuya situación en el cielo de hecho se aproxima la Tierra en estas fechas.

CUANTO MÁS OSCURO, MEJOR

Para disfrutar de este fenómeno, Fernández aconseja buscar “los cielos más negros posibles”, es decir, lugares poco iluminados. El campo y las montañas son los lugares más indicados, como sucede en algunos lugares de Canarias, cerca de la costa o en los Pirineos.

Por lo demás, cualquier lugar de España es bueno para disfrutar de la lluvia de estrellas. Sin embargo, la presencia de Luna creciente esta semana hará que las ‘Lágrimas de San Lorenzo’ de 2019 “no sean las más vistosas de la historia”. “Cuanto más oscuro está el cielo, mejor se ve”, declaró Fernández. “Por eso, siempre es mejor cuando hay Luna nueva o decreciente”.

Finalmente, el responsable del Planetario señaló que “cualquiera puede salir a mirar las estrellas por su cuenta”, y desaconsejó el uso de prismáticos o telescopios. La razón es que, aunque muchas estrellas parecen llevar la misma trayectoria, pueden aparecer por cualquier punto del cielo, y al emplear alguno de estos instrumentos se impone una única dirección para mirar.

(SERVIMEDIA)