Compartir

Es una de las principales incógnitas que rodean las próximas citas parlamentarias: dónde colocar a los veinticuatro diputados que formarán el grupo parlamentario de Vox. La mayoría de partidos se muestran favorables a sentarles en la zona alta de hemiciclo, lo que se conoce como el ‘gallinero’.

Desde la dirección del PSOE en esta legislatura admitieron a Servimedia que les ha molestado lo ocurrido este martes cuando los diputados de Vox se han sentado en los asientos que tradicionalmente ocupan escaños del PSOE.

“Esta me la pagan”, reconocieron desde la dirección parlamentaria, porque los diputados de Vox no han aceptado la negociación con el PSOE para ocupar otro hueco cuando se les alertó a primerísima hora que esos lugares siempre han sido ocupados por el partido socialistas. Aunque estaba el Hemiciclo casi vacío los diputados de Abascal se hicieron fuertes en sus puestos y no aceptaron cambiarse.

El líder de Vox, Santiago Abascal, se situó en el sillón en el que se ha sentado la portavoz socialista, Adriana Lastra, en la pasada legislatura, de manera que estuvo toda la sesión constitutiva tras el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

Ante la acción de Vox, en un descuido, el diputado socialista José Zaragoza consiguió situarse en el escaño a la izquierda de manera que quedó detrás de la vicepresidenta del gobierno en funciones, Carmen Calvo.

@La_SER

Desde el PSOE aseguran que la intención de Vox era tener esa foto tras el presidente Sánchez y no la de ocupar la zona del Partido Popular para reclamarse como la alternativa, como se comentaba en algunos corrillos en el patio de la Cámara Baja.

El dibujo del reparto de los diputados por el Hemiciclo es una cuestión que acuerdan los partidos una vez que quedan registrados los grupos parlamentarios para la legislatura, periodo para el que todavía está abierto el plazo.

Otros partidos políticos también se muestran favorables a colocar a Vox lo más lejos posible. Es el caso del Partido Popular que no quieren que estén cerca de la bancada que lidera Pablo Casado.

Formaciones como el PNV y Bildu ya ha mostrado su deseo de que los nuevos diputados de Vox no estén cerca de ellos.