Compartir

El presidente de la Fundación Franco, Juan Chicharro, consideró este martes “una batalla ganada dentro de una guerra que va a ser larga” que el Tribunal Supremo haya suspendido cautelarmente la decisión del Gobierno de sacar los restos del dictador del Valle de los Caídos el próximo 10 de junio.

En declaraciones a Servimedia, Chicharro aseguró que en su entidad están “muy satisfechos, porque hemos conseguido en gran medida lo que queríamos”, aunque apuntó que lo decidido por el Supremo son “medidas cautelares”.

“Lo que nos interesa es el fondo, que se dilucidará sabe Dios cuando”, aseguró en referencia al momento en el que el Supremo se pronuncie sobre si el Ejecutivo tiene derecho a trasladar los restos del anterior jefe del Estado sin la aprobación de la familia y de los responsables de la Abadía del Valle de los Caídos.

“EL TIEMPO ES LARGO”

Por este motivo, Chicharro estimó que la decisión anunciada este martes por el Supremo es “una batalla ganada dentro de una guerra que va a ser larga”. Añadió que, de momento, están consiguiendo el objetivo que se propusieron cuando hace un año el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, anunció que movería los restos de Franco, aunque no hubiese consentimiento de la familia.

Explicó que el objetivo de la Fundación Franco era retrasar todo lo posible la exhumación “por vías legales” a la espera de “mejores condiciones”, que se hubieran dado con un cambio en La Moncloa que descartase la salida de los restos del dictador del Valle de los Caídos.

“Las mejores condiciones no han sido las que nosotros esperábamos de las últimas elecciones, pero el tiempo es largo y sabe Dios lo que pasará”, añadió al respecto. Destacó que, a pesar del anuncio de hace un año de Sánchez, “el caudillo sigue donde está y el retraso es de un año y pico”.