Compartir

La economía española registró un crecimiento intertrimestral del PIB del 0,5% en el segundo trimestre de 2019, lo que supone dos décimas menos que en el trimestre anterior, según el avance publicado este miércoles por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

En términos interanuales, el crecimiento del PIB de España se situó en el 2,3% entre abril y junio, frente al 2,4% del trimestre precedente.

 

La contribución de la demanda nacional al crecimiento interanual del PIB fue de 1,6 puntos, seis décimas menos que la del primer trimestre. Por su parte, la demanda externa presentó una aportación de 0,7 puntos, cinco décimas superior a la del trimestre pasado.

Del lado de la demanda interna, el gasto en consumo final se incrementó un 1,7% respecto al mismo trimestre de 2018, una décima más con respecto al primer trimestre.

Por su parte, el gasto en consumo final de los hogares experimentó un crecimiento interanual del 1,7%, dos décimas más, y el gasto de las administraciones públicas presentó una variación interanual del 1,9%, una décima inferior al trimestre precedente.

La formación bruta de capital creció un 1,2%, 3,5 puntos porcentuales menos que en el trimestre anterior.

La inversión en activos fijos materiales creció un 1,4%, lo que supone cuatro puntos menos. Por componentes, la inversión en viviendas y otros edificios y construcciones disminuyó 0,9 puntos.

Del lado de la demanda externa, las exportaciones de bienes y servicios crecieron un 1,7% respecto al segundo trimestre, 1,7 puntos más. Esta aceleración se produce por un incremento en las tasas interanuales de las exportaciones de bienes (pasan del –2,1 al 1,6%), mientras que las exportaciones de servicios disminuyeron 2,7 puntos.

Las importaciones de bienes y servicios presentaron un descenso del 0,3% respecto al mismo trimestre del año anterior, dos décimas más que en el primer trimestre.

Por otra parte, el valor añadido de las ramas industriales aumentó un 0,1% respecto al mismo trimestre de 2018, misma tasa que en primer trimestre; el de la construcción creció un 5,8%, ocho décimas menos; el valor añadido de los servicios subió un 2,9%, dos décimas menos, y las ramas primarias registraron una caída del 1,7%, lo que supone 1,7 puntos menos.

El PIB a precios corrientes aumentó a una tasa interanual del 3,3%, crecimiento similar al registrado en el primer trimestre.

EMPLEO Y SALARIOS

El empleo de la economía española en términos de puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo registró un incremento intertrimestral del 0,4%, tres décimas inferior al registrado en el primer trimestre. En términos interanuales, el empleo aumentó a un ritmo del 2,5%, tasa que es tres décimas inferior a la del primer trimestre, lo que supone un incremento de 459.000 puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo en un año.

En la industria, el empleo se aceleró siete décimas y creció un 0,7% en tasa interanual; en la construcción cayó 5,4 puntos y creció a un ritmo del 5,9%; en los servicios creció un 2,8%, similar al trimestre anterior, y en las ramas primarias se acentuó el descenso del empleo ocho décimas y bajó un 1,9%.

Al mismo tiempo, el número de horas efectivamente trabajadas descendió un 0,3%, frente al crecimiento del 0,7% que se produjo en el trimestre anterior. Con ello, la productividad por puesto de trabajo equivalente a tiempo completo descendió un 0,2%, mientras que la productividad por hora efectivamente trabajada aumentó un 0,8%. El coste laboral unitario creció un 2,1%, la misma tasa que en el primer trimestre.

En lo que respecta a la remuneración de asalariados, ésta presentó un crecimiento interanual del 4,8% en el segundo trimestre, dos décimas menos que la del trimestre anterior.

Este resultado se explica por el aumento del 2,9% del número de asalariados, cuatro décimas menos que el trimestre anterior, combinado con una remuneración media por asalariado que se incrementó un 1,8%, frente al 1,6% que lo hizo entre enero y marzo de este año.

Estos datos avanzados por el INE serán actualizados el próximo 30 de septiembre.