Compartir

La Dirección General de Tráfico (DGT) recuperará este lunes parte de su actividad anterior al estado de alarma por la crisis del coronavirus al reanudar los exámenes teóricos y prácticos para obtener el carné de conducir y volver a abrir sus puertas en las jefaturas provinciales y oficinas locales de las provincias que pasen a la fase 2 de la desescalada.

Cerca de 22 millones de ciudadanos estarán este lunes en la fase 2 del plan de transición por la crisis del Covid-19, concretamente las comunidades autónomas de Aragón, Asturias, Baleares, Canarias, Cantabria, Extremadura, Galicia, La Rioja, Murcia (salvo el municipio de Totana), Navarra y País Vasco, así como las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla.

Lo mismo sucede con provincias de Andalucía (Almería, Córdoba, Cádiz, Huelva, Jaén y Sevilla) y Castilla-La Mancha (Guadalajara y Cuenca), además de zonas sanitarias de Cataluña (Camp de Tarragona, Alt Pirineu y Aran y Terres de l’ Ebre).

Fuentes de la DGT indicaron a Servimedia que hay 41 jefaturas provinciales y oficinas locales repartidas en esas zonas, que volverán a abrir sus puertas este lunes. La atención presencial a los ciudadanos se hará de forma progresiva para garantizar la seguridad y la salud tanto de los empleados públicos como del resto de ciudadanos.

Esas jefaturas y oficinas pertenecen a 30 provincias, Ceuta y Melilla. Todas esas provincias y ciudades autónomas cuentan con una jefatura provincial y otras disponen de alguna oficina más (tres en Baleares y Las Palmas, dos en A Coruña, Asturias, Cádiz, Pontevedra y Santa Cruz de Tenerife).

Con el objetivo de preservar la salud de los alumnos, profesores y funcionarios de las jefaturas provinciales, la DGT ha publicado una instrucción donde se recogen las medidas específicas y precauciones necesarias para minimizar riesgos, al tiempo que se garantiza un buen servicio público a los ciudadanos. El protocolo establecido para la reactivación de los exámenes ha sido consultado y participado con todas las asociaciones del sector, así como con los sindicatos.

Como consideraciones generales, las jefaturas provinciales de Tráfico harán exámenes durante todo el verano en toda España, siempre y cuando haya garantías del cumplimiento de las medidas de limpieza y desinfección y de distancia social establecidas en el plan de contingencia de la DGT. Será el jefe provincial de Tráfico el que analice la situación de su provincia y tome la decisión sobre la conveniencia de derivar exámenes a los centros oficiales.

Para evitar aglomeraciones en los centros de exámenes, se prohíbe la permanencia en las zonas de espera de personas que no tengan una relación directa con la realización de la prueba. Sólo puede estar personal de la jefatura, profesores al cargo de la prueba y aspirantes citados a esa hora.

Y se limita el traslado de expediente de exámenes de una provincia a otra mientras el Gobierno mantenga las restricciones a la movilidad de los ciudadanos por el riesgo para la salud ante la crisis del Covid-19.

EXÁMENES TEÓRICOS

Los exámenes teóricos serán los primeros en reanudarse en todas las jefaturas de la DGT y se priorizarán los de pérdidas de vigencia del permiso de conducir y los de obtención y renovación de la autorización especial para conducir vehículos que transporten mercancías peligrosas. En días posteriores se reanudarán de forma progresiva el resto de exámenes teóricos.

Debido a la necesaria distancia de separación entre aspirantes, la capacidad de las aulas se verá disminuida, de modo que en la medida que sea posible se incrementarán las convocatorias para dar respuesta a la demanda.

Los aspirantes deberán llevar siempre guantes y mascarillas que deberán traer consigo y dispondrán de hidrogel para su uso cuando sea necesario. Durante todo el examen se garantizará la distancia mínima de dos metros entre los alumnos.

EXÁMENES PRÁCTICOS

La realización del examen práctico es la que más cambios supone debido al espacio limitado del vehículo. El primero de ellos es el que se refiere a la ocupación del habitáculo, ya que sólo irá el alumno y el profesor en la parte delantera del vehículo, y el examinador, solo, en los asientos traseros. Tanto los alumnos como los profesores deberán llevar guantes y mascarilla.

La prueba se interrumpirá cuando sea declarada no apta por acumulación de faltas o comisión de una falta eliminatoria. El examen no continuará para no prolongar la situación de contacto social. Las explicaciones sobre la realización del examen se darán siempre fuera del vehículo manteniendo la distancia recomendada

Las escuelas particulares de conductores serán las responsables de la correcta limpieza y desinfección de los vehículos, así como de la limpieza del mismo al finalizar cada prueba y en todo caso antes de la siguiente.

En el caso de los exámenes prácticos de moto, en los sistemas de comunicación entre examinador y alumno se exigirá un intercomunicador manos libres bidireccional y eficaz. Su protección frente al riesgo sanitario será a cargo de la escuela, y la DGT recomienda que el micrófono sea de uso individual. Asimismo, no se admitirá la utilización de equipos en los que el examinador se vea obligado a su manipulación o a tener que colocárselos en oídos (auriculares) o provistos de micrófonos que queden alojados próximos a la boca, salvo que pueda garantizarse su total higienización.

Tanto la DGT como las escuelas particulares de conductores tienen sus propios protocolos de actuación para asegurar la seguridad de sus empleados y ciudadanos.

EXÁMENES EN PISTA

La citación para la realización de las pruebas de aptitudes y comportamiento en circuito cerrado o pista que tienen que realizar los aspirantes a la obtención de licencias y permiso de conducir se efectuará de forma escalonada para evitar aglomeraciones y en zonas amplias donde se pueda mantener la distancia de seguridad.

Al igual que en el caso de los exámenes teóricos, se prohibirá la permanencia en las pistas a toda persona ajena a la prueba y se recomienda que cada alumno traiga su propia equipación.

(SERVIMEDIA)