Compartir

Arranca la tercera semana de huelga indefinida de los taxistas de Madrid, que reclaman una regulación que acabe con lo que consideran la competencia desleal de los VTC. Sin embargo, las conversaciones con el Gobierno regional están estancadas.

El colectivo de taxistas se encuentra a la espera de asistir a una reunión con el ejecutivo de Ángel Garrido, después de que el pasado jueves registraran una nueva propuesta de acuerdo de forma telemática en la que rebajaban de forma sustancial sus exigencias. La Consejería de Transportes que dirige Rosalía Gonzalo está analizando ese texto.

 

Tras el “no” tajante del presidente de la Comunidad de Madrid a las demandas que pretendían fijar la contratación de un VTC con una hora de antelación y a una distancia mínima de cinco kilómetros, los taxistas apuestan ahora por dejar “en blanco” el tiempo de esa limitación a la hora de prestar servicios VTC.

 

 

En el marco de esta huelga indefinida, los taxistas de Madrid celebraron este domingo una vigilia en la Catedral de la Almudena para pedirle, poniendo velas, que “salve al sector”.