Compartir

La Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales (FAES), que lidera el expresidente del Gobierno José María Aznar, cargó este viernes contra “la radicalidad” del secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, que a su juicio está “poseído” por una imagen de sí mismo y de su liderazgo que no se corresponde con su apoyo electoral.

Según el último análisis de la fundación de Aznar, titulado ‘No investidura’, el jefe del Ejecutivo en funciones “tiene muy desarrollado el instinto de poder, y el poder no quiere compartirlo, menos aún con quien hizo del ‘sorpasso’ al PSOE su objetivo estratégico”.

FAES opina que lejos de sufrir “un repentino ataque de moderación ante Podemos”, lo que ha frustrado el pacto de investidura ha sido precisamente “la radicalidad” de un líder socialista que está “poseído” por una imagen de sí mismo y de su liderazgo que no se corresponde con el apoyo electoral que los españoles le han dado.

En base a este análisis, es esa “imagen distorsionada de sí mismo y de su liderazgo” la que le ha llevado a proponer la reforma del artículo 99 de la Constitución de modo que este se adapte a sus carencias, en vez de ser él quien se atenga a lo que exigen los cánones constitucionales vigentes que llevan a “la exigencia de negociar seriamente una mayoría no sólo para ser investido sino para gobernar”.

Tras resultar fallida la investidura, desde esta fundación vaticinan que Sánchez hará “enormes esfuerzos para repartir culpas a todos menos a él mismo”, aunque “el fracaso es del líder socialista que podría estar dispuesto a hacer de unas eventuales elecciones generales la culminación de un largo ejercicio de arrogancia estéril” a pesar de que “lo disfrace de resistencia”.

Consideran que la sesión de investidura puso de manifiesto los límites de la estrategia que emprendió Sánchez desde que logró el poder con una moción de censura. Matizan que una cosa es llegar a La Moncloa y otra “aportar un gobierno para España”.

En este contexto, en FAES alaban al líder del Partido Popular, Pablo Casado, por describir “con acierto el dilema en el que Sánchez se encuentra”, y afirman que el líder socialista “tiene que elegir a qué quiere renunciar: o renuncia al centro o renuncia al extremo”. Todo ello desde la convicción de que el futuro de España convoca a la moderación, al encuentro y al acuerdo en el marco de convivencia cívico y nacional de la Constitución.